Oraciones

 data-srcset

Mi Lámpara Encendida A Dios

La Palabra de Dios es alimento del alma y alegría del espíritu su gracia y divinidad ahonda hasta la raíz del alma y del espíritu, para permanecer ahí eternamente. Ella es luz en el camino.

La Palabra del Señor es una guía, para aquellos que han perdido el camino, también sirve para alimentar nuestro espíritu.

Cuando colocamos nuestra confianza en la palabra de Dios y sirve como lampara para iluminar nuestro camino en medio de tantas tentaciones y dificultades.

La presente oración sirve para pedir al Señor que actúe como una lampara en nuestro camino lleno de tinieblas pues Él es la luz de la vida.

Oración de bendiciones

Hoy tengo ya mi lámpara encendida,

ceñida la cintura y la alianza

en mi dedo vigía; y la esperanza

centinela del alba prometida.

Y arde en mi corazón la dolorida

llaga de la soledad: ¡lenta es la danza

de las horas y lenta tu tardanza!

Dios del venir: ¡ardiendo está mi vida!

Y me digo: la noche anuncia al Día:

las estrellas al Sol, el suelo al Cielo.

¿A quién anunciará el alma vacía?

Aprenda el ángel ya su “avemaría”

y encienda el aire blanco de su vuelo.

Dios del venir, ¡mi corazón te ansía!

Amén.

 data-srcset

Oración Para Evitar Tentaciones A Dios

El ser humano vive constantemente rodeado de tentaciones puestas por el demonio para que este se aleje del camino correcto puesto por Dios y pueda caer en el pecado.

Pero como puede el hombre evitar estas tentaciones, primeramente, es necesario entender que no importa cuanto nos esforcemos en resistirnos ante ellas todas esas luchas serán débiles e ineficaces a no ser que estemos respaldados por Dios y contemos con el apoyo del Espíritu Santo, mediante la constante lectura, estudio y meditación en la Palabra.

Teniendo en cuenta estas palabras dichas anteriormente, la presente oración que te presentamos es para pedirle a Dios que nos ayude a evitar estas tentaciones.

Oración de Fortaleza

¡Dios mío!

Dame ojos para ver solamente el bien.

Dame oídos para oír solamente el bien.

Dame mente para pensar solamente en el bien.

Dame lengua para hablar solamente el bien.

Y finalmente,

dame un corazón amplio para amarlo y

perdonarlo todo por amor a Ti.

Amén

 data-srcset

Oración Cuando Se Está Enfermo A Dios

¿Cuál era la posición del Hijo de Dios frente a la enfermedad?

A pesar del infinito poder que le fue conferido por su padre Jesús, sabia que no podría curar a todos los enfermos en el mundo por ello dio el secreto para la cura ante todo mal, pues al igual que Dios, Él también tenia una infinita misericordia y compasión por sus hermanos en espíritu.

La curar para todo mal que aqueje el cuerpo esta estrechamente relacionada con la salvación del alma, para lograrlo debemos salvarnos mediante nuestra fe para lograr eso es necesario orar y entregarnos a Dios por que cuando somos curados físicamente, estamos recibiendo de forma simbólica una nueva vida interior.

Oración de Salud

‘Yo soy” la resurrección y la vida de

todo bien en mi corriente de vida.

Dios es vida, es salud perfecta.

Es fortaleza, yo me enchufo a la

corriente electrónica de energía divina y

me siento sano, fuerte, curado.

¡Gracias Padre, porque Tú eres vida!

Que mi voluntad sea fuerte para no insistir

en mis vicios y errores, base de las

enfermedades.

Que mantenga sana mi mente y así mi cuerpo.

Amén

 data-srcset

Nada Te Turbe A Dios

En este mundo existen muchas personas cuyos corazones, mentes y almas se encuentran turbados por los problemas o males que atormentan al mundo y a su ser como personas.

Aunque intenten ocultar este hecho, sus cuerpos los delatan pues se nota en su cara, su manera de hablar, de estas situaciones muchas veces dichos problemas y angustian son graves al punto que está justificada dicha perturbación.

Estas situaciones pueden variar desde cosas materiales hasta espirituales, ya sea problemas monetarios para poder seguir alimentando a la familia, o falta de fe para seguir hablando con Dios.

Pero hay algo que no debemos olvidar, nada de estos problemas turba a Dios.

Oración de Fortaleza

Nada te turbe,

nada te espante,

todo se pasa,

Dios no se muda;

la paciencia

todo lo alcanza;

quien a Dios tiene

nada le falta:

Sólo Dios basta.

 

Eleva tu pensamiento,

al cielo sube,

por nada te acongojes,

nada te turbe.

 

A Jesucristo sigue

con pecho grande,

y, venga lo que venga,

nada te espante.

 

¿Ves la gloria del mundo?

Es gloria vana;

nada tiene de estable,

todo se pasa.

 

Aspira a lo celeste,

que siempre dura;

fiel y rico en promesas,

Dios no se muda.

 

Ámala cual merece

bondad inmensa;

pero no hay amor fino

sin la paciencia.

 

Confianza y fe viva

mantenga el alma,

que quien cree y espera

todo lo alcanza.

 

Del infierno acosado

aunque se viere,

burlará sus furores

quien a Dios tiene.

 

Vénganle desamparos,

cruces, desgracias;

siendo Dios tu tesoro

nada te falta.

 

Id, pues, bienes del mundo;

id dichas vanas;

aunque todo lo pierda,

sólo Dios basta.

 data-srcset

Yo Para Que Nací A Dios

Dios tiene un plan divino para su pueblo, poco a poco nos ha ido desvelando los pasos de este mediante personajes divinos o santos a lo largo de la historia, sin embargo, aun teniendo en cuenta esto es el hombre cuando se da cuenta que perseguir una meta material o pecadora no es mas que objetivo sin sentido, se pregunta ¿Por qué nací?

La respuesta a esta pregunta es simple, desde nuestro nacimiento todos tenemos un papel importante en el plan de Dios, Él en su infinita misericordia, ha guiado y cuidado cada uno de nuestros pasos cuando llegamos a este mundo.

Oración de reflexión

¿Yo para qué nací?

Para salvarme.

Que tengo de morir es infalible.

Dejar de ver a Dios y condenarme,

Triste cosa será, pero posible.

¿Posible?

¿Y río, y duermo, y quiero holgarme?

¿Posible?

¿Y tengo amor a lo visible?

¿Qué hago?, ¿en qué me ocupo?,

¿en qué me encanto?

Loco debo de ser, pues no soy santo.

 data-srcset

Vivo Sin Vivir En Mí A Dios

Dios existe dentro de todos nosotros, es todo los que nos rodea su voluntad y poder dio vida a la creación, además de esto su fe es la que nos permite continuar moviéndonos a pesar de todas las dificultades por esta razón es imposible para el hombre ser hombre vivir sin Dios.

Por que todo en esta vida nació gracias al amor del Señor, pues dicho amor no tiene límites, en todo ser que existe en este momento tienen un plan divino que deben cumplir tal como lo cumplieron las personas que ya dejaron este mundo.

Junto a esto Dios tiene las respuesta a todas nuestras dudas.

Oración de Reflexión

Vivo sin vivir en mí

Y tan alta vida espero

Que muero porque no muero.

 

Vivo ya fuera de mí,

Después que muero de amor;

Porque vivo en el Señor,

Que me quiso para sí:

Cuando el corazón le di

Puso en él este letrero,

Que muero porque no muero.

 

Esta divina prisión,

Del amor con que yo vivo,

Ha hecho a Dios mi cautivo,

Y libre mi corazón;

Y causa en mí tal pasión

Ver a Dios mi prisionero,

Que muero porque no muero.

 

¡Ay, qué larga es esta vida!

¡Qué duros estos destierros!

¡Esta cárcel, estos hierros

En que el alma está metida!

Sólo esperar la salida

Me causa dolor tan fiero,

Que muero porque no muero.

 

¡Ay, qué vida tan amarga

Do no se goza el Señor!

Porque si es dulce el amor,

No lo es la esperanza larga:

Quíteme Dios esta carga,

Más pesada que el acero,

Que muero porque no muero.

 

Sólo con la confianza

Vivo de que he de morir,

Porque muriendo el vivir

Me asegura mi esperanza;

Muerte do el vivir se alcanza,

No te tardes, que te espero,

Que muero porque no muero.

 

Mira que el amor es fuerte;

Vida no me seas molesta,

Mira que sólo te resta,

Para ganarte, perderte;

Venga ya la dulce muerte,

El morir venga ligero

Que muero porque no muero.

 

Aquella vida de arriba,

Que es la vida verdadera,

Hasta que esta vida muera,

No se goza estando viva:

Muerte, no me seas esquiva;

Viva muriendo primero,

Que muero porque no muero.

 

Vida, ¿qué puedo yo darte

A mi Dios, que vive en mi,

Si no es el perderte a ti,

Para merecer ganarte?

Quiero muriendo alcanzarte,

Pues tanto a mi amado quiero,

Que muero porque no muero.

 data-srcset

Oración No Me Mueve Mi Dios

Nuestra fe por Dios es la que nos permite avanzar y movernos por continuar recorriendo el largo camino de la vida. Por que para lograr agradar a Dios y que este imbuya nuestros cuerpos con su divina voluntad es necesario demostrar una fuerte por no decir férrea fe, pues así agradamos al Señor.

Esta fe es la que nos permite movernos para buscar alcanzar a Dios y poder obtener sus bendiciones. Por esta razón es la importancia de alimentar nuestra fe y devoción hacia el Señor mediante la oración.

Con la oración de hoy reflexionamos y meditamos acerca de nuestra fe hacia Dios.

Oración de Reflexión

No me mueve, mi Dios, para quererte,

el cielo que me tienes prometido,

ni me mueve el infierno tan temido

para dejar por eso de ofenderte.

 

Tú me mueves, Señor, muéveme el verte

clavado en una cruz y escarnecido,

muéveme ver tu cuerpo tan herido,

muévenme tus afrentas y tu muerte.

 

Muéveme, en fin, tu amor, y en tal manera

que aunque no hubiera cielo yo te amara,

y aunque no hubiese infierno te temiera.

 

No me tienes que dar porque te quiera,

porque, aunque lo que espero no esperara,

lo mismo que te quiero te quisiera.

Amén

 

 

 data-srcset

Oración Para Grandes Vacilaciones A Dios

A pesar de ser cristianos que siguen con devoción la fe de Dios, que seguimos leales y nuestros ideales hacia el son inquebrantables, a pesar de que estamos seguros por no decir convencidos de su poder infinito, pues sus milagros que no son pocos se manifiestan a diario a algunas personas. Aunque todo eso es tomado en cuenta también por la mente de algunos creyentes no están totalmente seguros de sus creencias en el Señor y por lo tanto su fe vacila en continuar la senda correcta.

Al tener el más mínimo ligero pensamiento de ese carácter los devotos de Dios van por mal camino. Por eso con esta oración le pedimos al Señor que aleje de nuestros corazones todos esos pensamientos.

Oración de Fortaleza

No me ilumina nada,

no veo nada,

no siento nada,

no adivino nada,

sino lo que sientes tú.

 

No decido nada,

no juzgo nada,

no examino nada,

no sé nada,

sino lo que sabes tú.

 

No pido nada,

no quiero nada,

no deseo nada,

sino lo que anhelas tú.

 

No temo a nadie,

no sirvo a nadie,

no sigo a nadie,

no descanso en nadie,

sino en ti.

 data-srcset

Verónica Santa Y Divina A Dios

La Santa Verónica, el personaje a quien está dedicada la oración de hoy, es una mujer que será eternamente recordada por su gesto de gran compasión hacia el hijo de Dios, Jesús mientras cargaba la cruz en su camino hacia el calvario.

Mientras el Mesías cargaba ese insufrible peso, mientras soportaba la agresión de algunos y la indiferencia de otros, solo ella se acercó apiadándose de su situación enjuagándole el rostro con su velo.

Pues en su corazón se despertó lleno de misericordia al ver el rostro divino de Jesús todo repleto de sangre debido a los golpes crueles y empapado de sudor por el esfuerzo inhumano que estaba haciendo.

Oración de Perdon

Verónica santa y divina,

rostro de mi redentor,

pintada en un paño de lino

que relumbra más que el sol,

más que el sol y las estrellas.

Quien esta oración dijera

tres veces al acostar,

verá la Virgen María

tres veces al expirar.

 data-srcset

Deseo Abandonar, Más No Lo Haré A Dios

La vida es dura y el mundo no ofrece muchas oportunidades o esperanzas, sin embargo, Dios si ofrece todo eso y mucho más a su pueblo.

Para obtener fortaleza de Dios y nunca rendirnos primero debemos reconocer nuestros errores, por que de ellos es de donde obtenemos experiencia para poder levantarnos y no volver a caer, además de esto debemos tener plena confianza en el Señor para que nos guie nuevamente por la senda correcta y entregar toda nuestra voluntad a el para convertirnos en instrumento de su plan divino.

La presente oración es para solicitar fortaleza divina al Señor.

Oración de Fortaleza

Deseo abandonar, más no lo haré,

pues de día y de noche, por Dios y por

el bien todavía hay batallas que luchar.

 

Deseo abandonar, más no lo haré,

aunque enfermo me siento y es verdad,

preocupado y sin ánimo, lo sé,

cansado y abatido y tanto más

a mi mismo me animo:¡No lo haré!

 

No podría rendirme: ¡No, jamás!

mi armadura en el suelo, no veré

no me veré yaciendo derrotado,

deseo abandonar, más no lo haré.

 

Que sea este mi ruego y mi cantar,

que Dios me fortalezca por cada paso

que de al caminar, para seguir luchando

contra el mal. Y aunque desee rendirme,

¡No lo haré!