Oraciones a la Vírgen María

 data-srcset

Oración contigo voy Virgen pura a Virgen María

¿Cuál es la relación de la pureza con la vista? Claro está, la vista física no tiene guarda ninguna relación con esto. Sin embargo, la vista espiritual si está íntimamente ligada con la pureza. La razón de ello es simple a Dios no se le puede ver con los ojos del cuerpo, pero sí con los del espíritu, con los del corazón, que son la fe y el amor. Únicamente cuando nuestra alma es realmente pura y transparente para El, estamos en condiciones de poder ver y apreciar al Señor. Por ello con esta oración le pedimos a la Virgen que purifique nuestra alma para poder encontrarnos con el Altísimo.

Oración para la Virgen María

Contigo voy Virgen pura y,

en tu poder voy confiado,

pues yendo de ti amparado

mi alma volverá segura.

Dulce Madre no te alejes,

tu vista de mi no apartes,

ven conmigo a todas partes y

nunca solo me dejes, y ya que

me proteges como verdadera

madre, haz que me bendi­ga el

Padre, el Hijo y, el Espíritu Santo.

 

Amén.

 data-srcset

Oración de San Andrés Cretense a la Virgen. a Virgen María

Es imposible para cualquier quiera que cree en Dios y se tome un tiempo para leer las sagradas escrituras se de cuenta de la inmensa cantidad de veces que se hace mención a la Virgen María pues esos demuestra claramente toda la gloria que el Señor le ha otorgado a esta santa mujer, por ello el santo San Andrés Cretense fiel devoto de la iglesia desarrollo durante sus momentos íntimos de meditación y rezo, una oración especial para ella con el fin de poder alabarla de manera justa y debida, pues esto es lo mínimo que se merece la madre de todos.

Oración a la Virgen

Te adoro, ¡oh llena de gracia!, el Señor es contigo. Te adoro,
¡oh instrumento de nuestra alegría!, por el cual en tu Hijo la
sentencia de nuestra condenación se rasgó y mudó en juicio
de bendición. Te adoro, ¡oh templo de la gloria de Dios!, casa
sagrada del Rey del cielo. Tú eres en Jesucristo la reconciliación
de Dios con los hombres. Te adoro, ¡oh Madre de nuestra
alegría!, en verdad Tú eres bendita porque solo Tú entre todas
las mujeres fuiste digna de ser Madre de nuestro Criador: todas
las naciones te llaman bienaventurada, ¡oh María! Si pongo mi
confianza en Ti alcanzaré los medios de mi salvación. Si estuviere
debajo de tu protección nada temeré, porque ser tu devoto es un
escudo impenetrable a los asaltos de mis enemigos.
¡Oh Madre de misericordia, aplaca a tu Hijo! Sí, a Ti, que estás
en lo más alto del cielo, todo el mundo reconoce como propiciatorio
común de todas las gentes. Nosotros te rogamos, ¡oh Virgen
Santísima!, nos concedas el socorro de tus súplicas delante de Dios;
súplicas que son más estimables y más preciosas que todos los
tesoros de la tierra; súplicas que obligan a Dios a perdonarnos
nuestros pecados, y nos alcanzan una gran abundancia de gracias;
súplicas que ahuyentan a nuestros enemigos, confunden sus
designios y triunfan de sus ardientes esfuerzos.

Amén

 data-srcset

Oración: Ave Regina Caelorum a Virgen María

Si estás buscando una oración corta para antes de ir a dormir, aquí esta lo que necesitas, este cantico se llama Ave Regina Caelorum, o traducido al castellano Salve Reina de los Cielos, tal como lo indica su nombre sus palabras van dirigidas para la Virgen María, Madre de Jesús y madre de todos nosotros, mediante el rezo de este canto estamos alabamos su gracia, su bondad, además de toda su fortaleza como mujer y al mismo tiempo solicitamos y rogamos humildemente que nos conceda la fuerza necesaria para derrotar a nuestros enemigos, así que no esperes más y comienza a rezar.

Oración para la Virgen

Salve, Reina de los cielos;
salve, Señora de los ángeles;
salve, raíz; salve, puerta por donde
la luz ha aparecido en el mundo;
salve, Virgen gloriosa,
que sobrepasáis a todas las
otras en belleza; yo os saludo,
¡oh enteramente bella!
Y rezad a Cristo por nosotros.

(Salutación de San Bernardo. [?])

 data-srcset

Oración de San Luis Gonzaga. a Virgen María

El santo San Luis Gonzaga devoto infalible del Señor, adorador indudable de su grandeza e instrumento de su voluntad, fue un hombre que a pesar de haber nacido en la nobleza y contar con riquezas desde pequeño, encontró su verdadero camino en la vida en la fe de Dios renunciando a todo lo que le ofrecía su familia, pues para el lo mas importante era la humildad y el amor, es por ello que unos de los personajes a quien mas adoraba este hombre es a la reina de los cielos la Virgen María, tanto así que le dedico esta oración.

Oración para la Virgen

Oh Señora mía, Santa María:
hoy y todos los días y en la hora de
mi muerte, me encomiendo a tu
bendita fidelidad y singular custodia,
y pongo en el seno de tu misericordia
mi alma y mi cuerpo; te recomiendo
toda mi esperanza y mi consuelo,
todas mis angustias y miserias, mi
vida y el fin de ella: para que por tu
santísima intercesión, y por tus
méritos, todas mis obras vayan
dirigidas y dispuestas conforme a tu
voluntad y a la de tu Hijo.

Amén.

 data-srcset

Oración: Salve Regina a Virgen María

El Salve Regina la oración que te presentamos hoy es una de las más importantes dentro de la iglesia pues esta junto al rezo del Avemaría son los medios mas íntimos para lograr una conversación, un compromiso, una devoción y finalmente un trato con la Virgen María, madre todos, el cual es uno de los requisitos más preciados para lograr llegar ante Dios, por la tanto si deseas practicar este rezo debes saber que es necesario poner todo tu corazón y alma en ello pues la Madre de los hombres no escuchara palabras vacías de corazones que alberguen dudas internas.

Oración para la Virgen

Dios te salve, Reina y Madre, de misericordia,
vida, dulzura y esperanza nuestra: Dios te salve.
A ti llamamos los desterrados hijos de Eva.
A ti suspiramos, gimiendo y llorando en este valle de lágrimas.

Ea, pues, Señora abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos. Y después de este destierro, muéstranos a Jesús,
fruto bendito de tu vientre.

Oh clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen María (*).

(Se ha atribuido a Ademaro de Monteil, obispo de
Puy-en-Velay, el famoso predicador de la
primera cruzada, muerto en el 1908.
(*) Las últimas invocaciones las añadirá San Bernardo.)

 data-srcset

Oración: Yo me ofrezco todo á Vos… a Virgen María

Otra forma de honrar al Señor que nos cuida desde lo alto es alabar y orar en nombre de la Virgen de María, pues ella es la escogida por Dios, esposa del Espíritu Santo, madre de Jesús y madre de todos, si rezamos en su nombre nos postramos ante dios con todo nuestro ser pues ella es el espejo de la humildad reflejando así lo que debemos ser ante el Padre de todo, es por ello que si deseas empezar a orar por la Reina de los Cielos, por lo tanto para alabar su grandeza te traemos esta oración perfecta para ese motivo especial.

Oración para la Virgen

¡Oh, Señora mía! ¡Oh, Madre míaI
Yo me ofrezco todo á Vos; y en prueba de
mi filial afecto os consagro en este día mis
ojos, mis oídos, mi lengua, mi corazón, en
una palabra, todo mi ser. Ya que soy todo
vuestro, Madre de bondad, guardadme y
defendedme como cosa y posesión vuestra;
por Cristo Nuestro Señor.
Amén.

Bendito y alabado sea el Santísimo Sacramento
del altar y la purísima concepción de nuestra
Señora la Virgen María, concebida en gracia y
sin mancha de pecado original desde el primer
instante de su ser natural.
Amén, Jesús.
Jesús, María y José, os doy el corazón y el
alma mía.
Jesús, María y José, asistidme en la última
agonía.
Jesús, María y José, espire en vuestros brazos
el alma mía.

 data-srcset

Oración: Alma Redemptorís a Virgen María

Por muy increíble que te parezca la oración que te enseñamos a continuación es una de las mas antiguas, nos referimos al Alma Redemptorís, el cual es un himno mariano que comprenden un grupo de 4, en las palabras presentes en este cantico no se pide a la Reina de los Cielos, la Virgen María, por nuestras propias acciones y seguridad, al contrario se hace un ruego por los demás, pues la acción de la caridad y el sacrificio es una de las obras mas humildes que el ser humano puede hacer para alegrar al Señor todopoderoso que nos cuida en los cielos.

Oración para la Virgen

Santa Madre del Redentor,
que siempre sigues siendo la puerta del cielo,
estrella del mar,
socorre al pueblo que cae
y que procura levantarse;
tú que engendraste, ante el asombro
de la naturaleza, a tu Santo Creador,
Virgen antes y después de haber recibido
aquel saludo de boca de Gabriel,
ten misericordia de los pecadores.

(Parece ser la obra de un monje de Reicheno, en Suabia,
Hermán Contracto, que vivía en el siglo XI.).

 data-srcset

La Salve a Virgen María

Para todos los creyentes del Dios debemos reconocer en todo momento como nuestra patrona y madre espiritual a la Virgen María rezar, orar, junto con su adoración es algo bien visto a los ojos del Señor pues el honrar a esta señora es una forma de imitar a Jesús su hijo lo que nos permite cumplir el cuarto mandamiento de honrar a la madre, logrando así acercarnos mas al Todopoderoso, es por ello que si buscas una oración que este dedicada a la Reina de los Cielos aquí te la presentamos, sus palabras son las especiales para honrar su persona.

La oración a continuación está dividida en 3 partes pues es un saludo, una súplica y por último una petición que juntándolo todo se convierte en una comunicación con la madre de Jesús y de todos los creyentes, la Virgen María. Además de esto es importante recordar la humildad y sencillez con la cual vivió la mujer que trajo a este mundo al salvador por lo cual con estas palabras cuyo significado transmiten amor, comprensión, ternura y profundidad al ser pronunciadas permitirán establecer una conexión espiritual con la Virgen, y así poder recibir su bendición y protección para nuestra vida.

Oración para la Virgen

Dios te salve, Reina y Madre de misericordia,
vida, dulzura y esperanza nuestra.
Dios te salve.
A Ti clamamos los desterrados hijos de Eva,
a Ti suspiramos, gimiendo y llorando en este valle de lágrimas.

Ea, pues, Señora Abogada Nuestra,
vuelve a nosotros tus ojos misericordiosos,
y después de este destierro, muéstranos a Jesús,
fruto bendito de tu vientre.

Oh, clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen María.

Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios,
para que seamos dignos de alcanzar las
promesas de Nuestro Señor Jesucristo.

Amén

 data-srcset

Oración: Regina coelí a Virgen María

Cuando nuestro señor Jesús murió clavado en la cruz para sacrificarse por el pueblo de Dios, no existe una persona que ella sufrido mas en ese momento que su propia madre la Virgen María, pero así como sufrió en ese momento, también sintió una alegría, jubilo y gozo inexplicables cuando vio que este había resucitado, esta sensación es precisamente lo que se busca alcanzar con la oración de hoy, hablamos de la Regina Coeli, este es un rezo que se realiza durante el tiempo pascual para acompañar espiritualmente a la Madre de todos y compartir su alegría pues el Mesías ha resucitado.

Oración para la Virgen

Alégrate, Reina del cielo;
aleluya.
Porque el que mereciste llevar en tu seno;
aleluya.
Ha resucitado, según predijo;
aleluya.
Ruega por nosotros a Dios;
aleluya.

 data-srcset

Oración infantil: A la madre de Dios. a Virgen María

Es importante enseñar a los niños lo grandiosa que es nuestra madre de los cielos, La Virgen María, pues ella es justa con todos y cada uno de nosotros, nunca debemos dejarla de lado en nuestras oraciones diarias ya que rezar en su nombre es una forma directa de llegar ante nuestro señor Jesucristo pues ella es la intercesora directa debido a su influencia sobre su hijo, es por ello que para inculcar en los niños la adoración hacia la Madre Santa te traemos esta oración simple y sencilla que los más pequeños lograran aprender sin ninguna dificultad o complicación.

Oración para la Virgen

Bajo tu amparo nos acogemos
Santa Madre de Dios,
no desoigas la oración
de tus hijos necesitados,
líbranos de todo peligro
oh siempre Virgen
gloriosa y bendita.

Dios te salve, María,
llena eres de gracia,
el Señor es contigo,
bendita tú eres
entre todas las mujeres
y bendito es el fruto
ye tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios,
ruega por nosotros, pecadores,
ahora y en la hora
de nuestra muerte.
Amén.