Oraciones para sacerdotes

Los sacerdotes son los encargados de llevar el mensaje de Dios a todos los católicos, son ellos los que preparan domingo tras domingo un hermoso sermón cargado de la misericordia y amor de Dios.

Oración para sacerdotes antes de la misa

La siguiente oración es realizada por los sacerdotes antes de oficiar una misa, esto es sumamente importante para bendecirla y pedirle a Dios su dirección y guía. En esta corta oración se busca la aprobación de Dios y su cuidado vigilante para que el mensaje pueda llegar a cada alma presente.

Además se pide porque el sacerdote pueda estar preparado para poder pronunciar palabras de vida, con humildad y devoción.

Oh San/Santa N., yo, miserable pecador, confiando en tus méritos, ofrezco ahora para tu honor y gloria el santísimo sacramento del Cuerpo y de la Sangre de nuestro Señor Jesucristo. Te ruego humilde y devotamente que intercedas hoy por mí, para que ofrezca digna y aceptablemente este sacrificio, y pueda alabar eternamente a Dios contigo y con todos sus elegidos y reinar junto a El. Que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

Oración para sacerdotes antes de oficiar una misa 2

Oficiar una misa suele ser algo que parece fácil, se realiza algunos cantos, los monaguillos ayudan al sacerdote en su preparación y en la recolecta de las ofrendas. Y por último el sacerdote se encarga de dar una reflexión guiada por algún pasaje bíblico.

Sin embargo, esto no es así nada más. Los sacerdotes deben realizar un pequeño ritual personal antes de realizar una misa. Entre ello, el rezo de algunas oraciones especiales, que buscan preparar el espíritu y el alma del sacerdote.

La siguiente oración busca crear una sintonía entre el sacerdote y Dios padre, para que todo lo que se diga y se haga durante la misa sea guiado y bendecido por el Todopoderoso.  

Yo quiero celebrar el Santo Sacrificio de la Misa y hacer el Cuerpo y la Sangre de nuestro Señor Jesucristo según el rito de la Santa Iglesia Romana, para alabanza de Dios omnipotente y de toda la Iglesia triunfante, para mi beneficio y el de toda la Iglesia militante, por todos los que se encomendaron a mis oraciones en general y en particular, y por la feliz situación de la Santa Iglesia Romana. Amén. El Señor omnipotente y misericordioso nos conceda la alegría con la paz, la enmienda de la vida, tiempo de verdadera penitencia, la gracia y el consuelo del Espíritu Santo, y la perseverancia en las buenas obras. Amén

Oración de ofrecimiento de la misa

La atmósfera que se debe respirar en la misa, debe ser de amor y consagración a Dios. Es por esto, que la siguiente oración busca que todos los presentes, incluyendo el sacerdote puedan estar completamente sumergidos en la presencia de Dios.

En esta oración se pide por la atención de todos los que están dentro del templo, y por la piedad de Dios para con ellos. Además se busca el perdón de los pecados y que el Espíritu santo pueda estar presente en ese lugar.

Esta oración es sumamente efectiva y suele ser una de las oraciones más utilizadas antes de oficiar una misa.

Señor, concédenos poder participar con verdadero amor, atención y piedad de esta Eucaristía que te ofrecemos, primero, para adorarte y agradecerte todos los beneficios que nos has hecho; segundo, para pedirte perdón de nuestros pecados y los de todos los hombres; tercero, para suplicarte las gracias que nos son necesarias para nuestra vida y para este día en concreto.

Te ofrezco en particular esta Misa de hoy para… (expresa aquí la intención que quieras).

Concédenos, Señor, asistir a esta Misa con los mismos sentimientos de amor y piedad de tu Madre al pie de la Cruz. Con el espíritu y fervor con que la vivieron los santos.

Te suplico que nos ayudes a prepararnos para recibirte dignamente, lo mejor que podamos.

Oración del aniversario sacerdotal

Los sacerdotes suelen celebrar el aniversario de su conversión al evangelio, esta fecha suele estar marcada por uno o dos días de adoración a Dios, donde se da gracias por los favores recibidos y por el llamado al ministerio sacerdotal.

La siguiente oración de aniversario sacerdotal expresa la gratitud que posee el sacerdote para con Dios, por sus miles de bendiciones y por su guía y guarda durante toda su carrera sacerdotal.

Además expresa su necesidad por estar cada día más aferrado a la palabra de Dios y sus divinas promesas. Por otro lado, también se pide que su voto de celibato sea un testimonio de alegría y gozo para el mundo entero, ya que, su devoción por Dios es lo más importante de su vida.

Señor, Tú me has llamado al ministerio sacerdotal
en un momento concreto de la historia en el que,
como en los primeros tiempos apostólicos,
quieres que todos los cristianos,
y en modo especial los sacerdotes,
seamos testigos de las maravillas de Dios
y de la fuerza de tu Espíritu.
Haz que también yo sea testigo de la dignidad de la vida humana,
de la grandeza del amor
y del poder del ministerio recibido:
Todo ello con mi peculiar estilo de vida entregada a Ti
por amor, sólo por amor y por un amor más grande.
Haz que mi vida celibataria
sea la afirmación de un sí, gozoso y alegre,
que nace de la entrega a Ti 
y de la dedicación total a los demás
al servicio de tu Iglesia.
Dame fuerza en mis flaquezas 
y también agradecer mis victorias.
Madre, que dijiste el sí más grande y maravilloso
de todos los tiempos, 
que yo sepa convertir mi vida de cada día
en fuente de generosidad y entrega,
y junto a Ti,
a los pies de las grandes cruces del mundo,
me asocie al dolor redentor de la muerte de tu Hijo
para gozar con Él del triunfo de la resurrección
para la vida eterna. Amén

Oración para sacerdotes que han olvidado a Dios

Las oraciones realizadas por los sacerdotes suelen ser un poco largas y tediosas, es por esto, que existen oraciones cortas para sacerdote, ya que, en ellas se condensa todos los agradecimientos, suplicas y peticiones, sin la necesidad de ser extensas.

La siguiente oración es una suplica sacerdotal por todos aquellos sacerdotes que han olvidado a Dios, o que se han desviado del camino. En ella se suplica porque el Todopoderoso pueda reconstruir y permitir que en el corazón de todos los sacerdotes pueda morar Dios.

No hay nada mejor que poder renovar el voto de amor y consagración con Dios, a través de una corta, pero poderosa oración al Todopoderoso. 

“Señor Jesús, Pastor Supremo del rebaño,

te rogamos que por el inmenso amor y misericordia

de Tu Sagrado Corazón,

atiendas todas las necesidades de tus sacerdotes.

Te pedimos que retomes en Tu Corazón

todos aquellos sacerdotes que se han alejado de tu camino,

que enciendas de nuevo el deseo de santidad

en los corazones de aquellos sacerdotes

que han caído en la tibieza,

y que continúes otorgando a tus sacerdotes fervientes

el deseo de una mayor santidad.

Unidos a tu Corazón y el Corazón de María,

te pedimos que envíes esta petición a Tu Padre celestial

en la unidad del Espíritu Santo. Amén.”

Oración por la santidad de los sacerdotes

La santidad es algo sumamente importante dentro del ministerio sacerdotal, un sacerdote que no se encuentra en constante comunión con el Dios padre, no puede presentar un mensaje de salvación y misericordia a los feligreses, y muchos menos oficiar la eucaristía.

Es por esto, que la siguiente oración busca purificar al sacerdote, y renovar sus votos de devoción y entrega total a la iglesia católica. Se implora por la purificación de los labios, manos, mente y corazón del sacerdote, para que pueda presentarse ante el mundo como un ser de luz, que refleja en su andar el amor, la misericordia y al compasión de Cristo Jesús.

OH Jesús que has instituido el sacerdocio para continuar en la tierra

la obra divina de salvar a las almas

protege a tus sacerdotes (especialmente a: …………..)

en el refugio de tu SAGRADO CORAZÓN.

Guarda sin mancha sus MANOS CONSAGRADAS,

que a diario tocan tu SAGRADO CUERPO,

y conserva puros sus labios teñidos con tu PRECIOSA SANGRE.

Haz que se preserven puros sus Corazones,

marcados con el sello sublime del SACERDOCIO,

 y no permitas que el espíritu del mundo los contamine.

Aumenta el número de tus apóstoles,

y que tu Santo Amor los proteja de todo peligro.

Bendice Sus trabajos y fatigas,

 y que como fruto de Su apostolado obtenga la salvación de muchas almas

que sean su consuelo aquí en la tierra y su corona eterna en el Cielo. Amén

Oración para sacar demonios de personas (Exorcismos)

Dentro del ministerio sacerdotal, no solo se ofician misas, también se deben cumplir otras funciones, como realizar la eucaristía, oficiar los velorios y sepulturas, y la realización de exorcismo.

Este último, suele ser un acto que poco sucede, y que suele ser desagradable. No todo sacerdote lo puede realizar, solo lo pueden hacer hombres que estén verdaderamente consagrados a Dios, y que tengan una fiel dependencia de su poder.

La siguiente oración es una imploración a Dios para que los demonios que atormentan a una persona, puedan salir de ella. Además de recordar que Satanás fue vencido en la cruz por Jesús. 

Te declaro anatema, Satanás, enemigo de la salvación humana; reconoce la justicia y la bondad de Dios Padre, que, con justo juicio, condenó tu soberbia y tu envidia: apártate de este siervo (esta sierva) N., a quien Dios hizo a su imagen, colmó con sus dones y adoptó como hijo (hija) de su misericordia.

Te conjuro, Satanás, príncipe de este mundo: reconoce el poder y la fuerza de Jesucristo, que te venció en el desierto, superó tus insidias en el Huerto, te despojó en la Cruz, y resucitado del sepulcro transfirió tus trofeos al reino de la luz: retírate de esta criatura N., a la cual Cristo al nacer hizo su hermano (hermana) y al morir lo (la) redimió con su Sangre.

Te conjuro, Satanás, que engañas al género humano, reconoce al Espíritu de la verdad y de la gracia que repele tus insidias y confunde tus mentiras. Sal de N., criatura plasmada por Dios, a quien el mismo Espíritu marcó con su sello poderoso; retírate de este hombre (esta mujer), a quien Dios hizo templo sagrado con una unción espiritual.

Por eso, retírate, Satanás, en el nombre del Padre X, y del Hijo X, y del Espíritu X Santo; retírate por la fe y la oración de la Iglesia; retírate por la señal de la santa Cruz, de nuestro Señor Jesucristo, que vive y reina por los siglos de los siglos. -Todos respondenAmén.

Oración para sacar demonios de personas 2 (Exorcismos)

En la siguiente oración se declara la supremacía y poder que tiene el Todopoderoso sobre los seres humanos, y como Satanás, no puede tomar posesión del alma y cuerpo de un hijo de Dios.

Se suplica que el Espíritu santo pueda morar en la persona que posee demonios, y que sea Dios padre, que le de la potestad al sacerdote para poder eliminar de ese cuerpo todo rastro de inmundicia y maldad.

Es una oración bastante fuerte, que no todos los sacerdotes están en la posibilidad de recitar, ya que, se debe tener una estrecha e intima relación con Dios, para poder oficiar un exorcismo.

Dios, creador y defensor del género humano, dirige tu mirada sobre este siervo tuyo (sierva tuya) N. a quien formaste a tu imagen y llamas a ser partícipe de tu gloria. El antiguo adversario lo (la) atormenta cruelmente, lo (la) oprime con fuerte violencia y lo (la) inquieta con cruel terror.

Envía sobre él (ella) tu Espíritu Santo para que lo (la) haga fuerte en la lucha le enseñe a rogar en la tribulación y lo (la) defienda con su poderosa protección.

Escucha, Padre santo, el gemido de tu Iglesia suplicante; no permitas que tu hijo (hija) sea poseída por el padre de la mentira; no dejes que este servidor (servidora) a quien Cristo redimió con su Sangre sea retenido (retenida) por la cautividad del diablo; impide que el templo de tu Espíritu sea inhabitado por los espíritus inmundos.

Escucha, Dios misericordioso, la oración de la bienaventurada Virgen María, cuyo Hijo, muriendo en la Cruz, aplastó la cabeza de la antigua serpiente y encomendó a la Madre todos los hombres como hijos.

Que resplandezca en este siervo tuyo (sierva tuya) la luz de la verdad entre en él (ella) el gozo de la paz, lo (la) posea el Espíritu de la paz y llenando su corazón le dé la serenidad y la paz. Escucha, Señor.

Oración para sacerdotes difuntos

Cuando un sacerdote muere es un pena muy grande dentro de este ministerio, es por esto, que se realizan oraciones especiales para que el alma de ese siervo de Dios, pueda entrar en paz y armonía al reino celestial.

La siguiente oración esta dedicada a María Auxiliadora para que sea ella quien pueda guiar el alma del sacerdote y pueda escapar del purgatorio. Además se pide por la bendición del alma y su viaje al cielo.

Esta oración se suele invocar cuando el sacerdote presento durante su ministerio alguna falla, o cayó en pecado. Para que sea María Auxiliadora, quien interceda por el delante de Dios, y lo libre del infierno.   

Gloriosa Virgen María, creemos que Dios os dio todas las gracias para suavizar
las penas de las almas del purgatorio e incluso para liberarlas,
por eso acudimos a vos con confianza.

Virgen María, venimos a llamar a la puerta de vuestro corazón maternal.
Mirad las penas que enduran estas almas en el fuego purificador,
mirad los tormentos de estas almas privadas de la visión de Dios,
que le vieron un corto instante,
mirad la impotencia de estas para procurarse el mínimo alivio,
mirad su resignación y su sumisión a la justicia divina.

 Madre de misericordia, os suplicamos, visitéis estas pobres almas
y les deis alivio y consuelo.

Virgen poderosa, cuyos méritos son inmensos, abreviad el tiempo de su expiación.

Reina del cielo, nos atrevemos a pediros que liberéis todas las almas posibles,
a cada una de vuestras visitas.

Madre de bondad, os rogamos más especialmente por las almas olvidadas del purgatorio.

Amén

Oración para encomendar el alma de un sacerdote

La siguiente oración, es una suplica al Dios padre, para que él pueda recibir con agrado el alma de un servidor suyo. Se le reconoce en esta oración la labor sacerdotal que cumplió este hombre durante su paso por la tierra, y se implora que su alma pueda gozar del paraíso celestial.

Por otro lado, se busca que el alma del sacerdote pueda gozar eternamente de la gloria, gracia y misericordia de Dios, para que sea una eternidad al lado de su creador, sumamente placentera y en paz.

Esta oración se suele realizar a sacerdotes que han tenido una vida devota y sin mancha dentro del ministerio sacerdotal. Es una forma de retribución por parte de la iglesia católica, donde se encomienda su alma al mejor destino posible, el paraíso.



Oh Dios, pastor inmortal de los hombres, concede a tu siervo (se dice el nombre del sacerdote difunto) presbítero, a quien durante su vida encomendaste ejercer el ministerio sagrado en bien de tu Iglesia, que pueda gozar eternamente de tu gloria en la asamblea festiva de tu Reino.

Amén.

Oración sacerdotal de Cristo

La oración sacerdotal de Cristo es una súplica para que todos los sacerdotes y personas consagradas, puedan permanecer puras y castas. Se le pide al Todopoderoso para que los instintos sexuales puedan ser apacentados, y que los sacerdotes puedan entregarse por completo a él, en cuerpo y alma.

Además se le pide a Jesús que le de fuerzas a los sacerdotes, porque solo él conoce lo que es la castidad y la pureza en la tierra. Se reconoce en esta oración, que la vida de celibato no es fácil, que existen muchas tentaciones, sin embargo, que ellos tendrán su recompensa cuando Dios le de la corona de la vida eterna.

Padre Omnipotente, en nombre de Tu único Hijo, Nuestro Señor Jesucristo en unión con el Espíritu Santo y a través de la intercesión de la Santísima Virgen María quiero pedirte por todas las personas que por amor a Ti han decidido vivir una vida pura y casta y ofrecerte sus vidas y todo su ser como un regalo.

Ayúdales, Padre Nuestro, Tu nuestro Creador, sabes aún mejor que ellos mismos lo que significa la sexualidad y la atracción sexual en la vida de cada persona. Es un instinto del ser humano, un instinto que nos diste para la conservación de la especie y que Tú tomas como regalo cuando alguien decide vencer ese instinto y ofrecerte su vida, su cuerpo, su mente, su voluntad, en una palabra todo su ser; para ponerlos a Tu servicio. Sabemos que los que lo logran Tú los premiarás con la corona de la virginidad, que serán los primeros en entrar al cielo y que los puros de corazón serán los que podrán verte y adorarte durante toda la eternidad.

El precio que hay que pagar es muy alto y Tú lo sabes mejor que nosotros mismos; por eso lo aprecias tanto. Tu has prometido que Tu gracia les basta, pero hazlos sabios para saber como lograrlo y como protegerlo y sobre todo como no dejarse engañar por el demonio, ya que el considera el lograr robarles esta perla; como uno de sus más grandes triunfos. Todo esto Te lo pido en nombre de Nuestro Señor Jesucristo, Tu Hijo, la pureza y la castidad personificada. Amén 

Oración sacerdotal en hebreo

El hebreo es una de las lenguas que los sacerdotes deben aprender a leer y dominar, ya que, hay muchos escritos bíblicos que  se encuentran en hebreo. Muchos fragmentos de la biblia que se desconocen o están escondidos en tierras israelitas se encuentran en esta lengua.

La siguiente oración en hebrero es un fragmento de una porción de la biblia, la cual se suele utilizar como oración, donde se le pide a Dios, que pueda bendecir y guardar a todos sus creyentes. Además de guardarlos en su divino amor.

Es corta, sin embargo, tiene gran contenido dentro de las oraciones sacerdotales, porque al pronunciarla en su verdadera lengua, tiene más poder y significado.  

[Mayo] Adonai te bendiga, y te guarde –

יְבָרֶכְךָ יהוה, וְיִשְׁמְרֶךָ

( Yevhārēkh-Kha Adhonay veyishmerēkhā … )

[Mayo] Adonai haga resplandecer su rostro a ti y te conceda su favor –

יָאֵר יהוה פָּנָיו אֵלֶיךָ, וִיחֻנֶּךָּ

(” Ya’er Adhonay pānāw ēlekhā viḥunnékkā … )

[Mayo] Adonai levante su rostro de vosotros, y darle a usted la paz –

יִשָּׂא יהוה פָּנָיו אֵלֶיךָ, וְיָשֵׂם לְךָ שָׁלוֹם

( ” Yissa Adhonay pānāw ēlekhā viyāshēm lekhā Shalom. “)

Oración sacerdotal juan 17

Una de las oraciones más icónicas de Jesús es la que realiza en el Getsemaní por su discípulos, en ella encomienda su camino y le pide a Dios padre, que a través de ellos se pueda ver la gloria y el amor de Dios, para que otros puedan llegar al evangelio.

La siguiente oración, es un fragmento de la biblia de Juan 17, un fragmento que suele ser utilizado por los sacerdotes para encaminar a los nuevos en el ministerio sacerdotal. Además de reconocer que son discípulos de Dios, y que su amor hacia ellos pueda notarse en su diario vivir.

Estas cosas habló Jesús, y levantando los ojos al cielo, dijo: Padre, la hora ha llegado; glorifica a tu Hijo, para que también tu Hijo te glorifique a ti;
como le has dado potestad sobre toda carne, para que dé vida eterna a todos los que le diste.
Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado.
Yo te he glorificado en la tierra; he acabado la obra que me diste que hiciese.
Ahora pues, Padre, glorifícame tú al lado tuyo, con aquella gloria que tuve contigo antes que el mundo fuese.
He manifestado tu nombre a los hombres que del mundo me diste; tuyos eran, y me los diste, y han guardado tu palabra.
Ahora han conocido que todas las cosas que me has dado, proceden de ti;
porque las palabras que me diste, les he dado; y ellos las recibieron, y han conocido verdaderamente que salí de ti, y han creído que tú me enviaste.
Yo ruego por ellos; no ruego por el mundo, sino por los que me diste; porque tuyos son


Los acordes de una oración sacerdotal

El ministerio sacerdotal es multifacético, los sacerdotes estudian, además de otras lenguas, aprenden como socializar y exponer la palabra de Dios, sin embargo, existen habilidades extras, que los pueden ayudar a la hora de congeniar con una nueva iglesia, como lo es la música.

Gracias a la música, el mensaje del amor de Dios puede llegar con mayor facilidad, sobre todo si se es un niño o adolescente. Es por esto, que muchos sacerdotes aprenden a tocar la guitarra o la flauta, para poder acompañar o componer hermosas melodías para Dios.

Los acordes de una oración, son los mismos que los acordes para un guitarra o flauta, se presentan con las notas musicales, para que el sacerdote se pueda guiar e ir cantando mientras toca.

No todos los sacerdotes saben tocar algún instrumento, sin embargo, siempre están prestos a aprender para poder llevar el mensaje de Dios de una manera más agradable.

Es por esto, que una corta canción a nuestro Padre celestial, puede ser la mejor opción para poder elevar una suplica, o una petición al trono de la gracia.

Los siguientes acordes corresponden a la oración sacerdotal de este año en curso, donde se implora al Todopoderoso que envié nuevos sacerdotes, además de hombres consagrados, que quieran servirle en su ministerio. 

   DO                 SOL

OH! Jesús, Pastor Eterno

FA          SOL       DO

Míranos con tu misericordia

FA        SOL          DO MI LA

Somos el pueblo que elegi-iste

FA          SOL         DO

La porción amada de tu Grey

DO                         SOL

Oh! Jesús en la orfandad gemimos

FA           SOL              DO DO

Necesitamos quien nos lleve a ti

FA        SOL        DO MI LA

Oh! Jesús Envía Sacerdo-otes

FA        SOL         DO DO

Envíalos según tu corazón

FA                    DO

Oh! Jesús danos vocaciones

FA                       DO DO

Y santifica nuestros sacerdotes

FA                    SOL          DO MI LA

Te lo pedimos por tu dulce y santa ma-adre

FA        SOL         DO DO7

Oh! Jesus según tu corazón (bis).

Oración corta para sacerdotes

La siguiente oración es una renovación del pacto que el sacerdote adquirió un día con Dios. Donde se pide al Todopoderoso que se renueve esa sagrada unión y le regrese el gozo y la alegría de servirle con devoción y entrega.

Esta oración suele ser utilizada por sacerdotes que se sienten desanimados y un poco decaídos en la fe. No es fácil permanecer siempre alegre y positivo en el ministerio sacerdotal, es por esto, que la siguiente oración corta es un nuevo respiro y una transformación para el sacerdote.

Dios Espíritu Santo, en este día Te pido que vuelvas a inundar el alma de Tu sacerdote_________ como en el día de su ordenación. Que vuelva el a sentir el gozo, la felicidad, la emoción tan grande de ese día. Que nunca deje de sentir, lo que sintió ese primer día, que nunca se vaya a convertir su vida en una rutina, que cada día amanezca con el mismo celo y la misma voluntad de servirte, sirviendo a los demás. Amén

oraciones para sacerdotes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *