Oraciones a Jesús

 

¿Alguna vez has hecho una oración a Jesús? Aunque parece una pregunta rara, no lo es, porque las oraciones siempre están dirigidas a alguien en específico, ya sea a Dios, al Espíritu Santo, a Jesús, a algún santo o a una virgen.

En la Biblia dice que Jesús es la verdad, el camino y la vida, y que nadie llega al Padre sino es por medio de él. Y esto es cierto, si no vamos primero a Jesús, jamas podremos a llegar a Dios Padre.

Y esto se debe a que Jesús es nuestro abogado celestial, él dio su vida por cada uno de nosotros para hacernos limpios del pecado, a través de su sacrificio en la cruz.

Es por esto que Jesús, o también conocido como Dios Hijo, dentro de la Trinidad Celestial, es fundamental al momento de hablar con Dios. Porque si no tenemos una conexión con Jesús mucho menos se tendrá con su Padre.

A continuación te presentaremos algunas oraciones a Jesús que te ayudaran en el amor, protección, casos difíciles, entre otros.

 data-srcset

Oración Jesús es amor y compasión

Esta oración hace referencia a que Jesús es amor y compasión, entonces la persona que la recita quiere ser lleno del amor y dulzura de Jesús.  

¡Oh Salvador mío, fuente inagotable de dulzura y de bondad! No piense yo más que en Vos. Cuando al mismo tiempo que a Vos se ama cualquiera otra cosa, ya no se os ama, ¡oh Dios mío!, con verdadero amor.

¡ Oh amor lleno de dulzura, dulzura llena de amor, amor exento de penas y seguido de infinidad de placeres; amor tan puro y tan sincero que subsiste en todos los siglos; amor cuyo ardor no hay cosa que pueda apagar ni entibiar! ¡ Jesús, mi adorable Salvador, cuyas bondades, cuyas dulzuras son incomparables, caridad tan perfecta como que sois nada menos que mi Dios!

Véame yo abrasado en vuestras divinas llamas, de suerte que no sienta ya más que aquellos torrentes de dulzuras, de placeres, de delicias y de alegría, pero de una alegría enteramente justa, enteramente casta, pura, santa y seguida de aquella perfecta paz que solamente en Vos se encuentra. Sea yo abrasado en las llamas de aquel amor, ¡oh Dios mío!, con todo el afecto de mi corazón y de mi alma. No quiero, bien mío, no quiero en lo sucesivo más amor que el vuestro. Amén

    La oración a Jesús suele ser sumamente poderosa, además de humilde, cuando se le ora a Jesús nuestra alma queda desnuda delante de su voluntad y misericordia Si sientes que un problema te aqueja o no le encuentras una solución, haz una oración a Jesús, él te responderá  
 data-srcset

Oración Jesús viva en otra persona

Esta oración invita a Jesús a que viva a través de esta persona, donde ella pueda reflejar su amor y carácter en el diario vivir.

Amado Señor,

Ayúdame a esparcir tu fragancia donde quiera que vaya.

Inunda mi alma de espíritu y vida.

Penetra y posee todo mi ser hasta tal punto que toda mi vida solo sea una emanación de la tuya.

Brilla a través de mí, y mora en mi de tal manera que todas las almas que entren en contacto conmigo puedan sentir tu presencia en mi alma.

Haz que me miren y ya no me vean a mí sino solamente a ti, oh Señor.

Quédate conmigo y entonces comenzaré a brillar como brillas Tú; a brillar para servir de luz a los demás a través de mí.

La luz, oh Señor, irradiará toda de Ti; no de mí; serás Tu, quien ilumine a los demás a través de mí.

Permíteme pues alabarte de la manera que más te gusta, brillando para quienes me rodean.

Haz que predique sin predicar, no con palabras sino con mi ejemplo, por la fuerza contagiosa, por la influencia de lo que hago, por la evidente plenitud del amor que te tiene mi corazón. Amén.

 data-srcset

Oración de Entrega a Jesús

Esta oración es de entrega total a Jesús, la persona que la recite se esta entregando y cuerpo y alma a la voluntad de Jesús.

Señor Jesús, que me conozca a mi

y que te conozca a Ti,

Que no desee otra cosa sino a Ti.

Que me odie a mí y te ame a Ti.

Y que todo lo haga siempre por Ti.

Que me humille y que te exalte a Ti.

Señor que no piense nada más que en Ti.

Que me mortifique, para vivir en Ti.

Y que acepte todo como venido de Ti.

Que renuncie a lo mío y te siga sólo a Ti.

Señor que siempre escoja seguirte a Ti.

Que huya de mí y me refugie en Ti.

Y que merezca ser protegido por Ti.

Que me tema a mí y tema ofenderte a Ti.

Señor que sea contado entre los elegidos por Ti.

Que desconfíe de mí

y ponga toda mi confianza en Ti.

Y que obedezca a otros por amor a Ti.

Que a nada dé importancia sino tan sólo a Ti.

Que quiera ser pobre por amor a Ti.

Mírame, para que sólo te ame a Ti.

Llámame, para que sólo te busque a Ti.

Y concédeme la gracia

de gozar para siempre de Ti. Amén.

 data-srcset

Oración a Jesús de Paz y Tranquilidad

Esta oración esta dirigida a Jesús para que él sea el que reine en la vida de esta persona y lo llene de paz y tranquilidad.

Señor y Salvador Jesucristo, hoy acudo a ti, en mi forma más natural, perdóname por mis innumerables pecados, me arrepiento de cada uno de ellos. Por favor, te pido perdón. Perdona a todos aquellos que a ti te han insultado, renuncio toda potestad y tentación de Satanás, a todo sus vil y malignas criaturas que acechan, y cada uno de sus crueles y destructivos actos; hoy, me ofrezco a ti completamente, todo mi ser, de costado a costado.

Señor y Salvador Jesucristo: en todo momento te daré invitación para que hospedes en mi vida, te acepto tal y como eres, mi Señor y Dios Salvador, sáname, transfórmame, blíndame física, mental y espiritualmente. Acércate, mi buen pastor, báñame en tu majestuosa sangre y colma mi ser de tu espíritu santo.

Te adoro y te alabo Señor Jesús, te ruego con todo mi ser y te agradezco de corazón. Seguiré fielmente tu palabra en mi día a día. Amén.

 data-srcset

Oración a Jesús del Papa Pablo VI

Esta oración es una celebre oración a Jesús que realizaba el Papa Pablo VI, donde se le pide al Señor que lo acompañe siempre.

 

“Oh Señor, haz que mi fe sea pura, sin reservas, que penetre en mi pensamiento, en mi modo de juzgar las cosas divinas y las humanas.

Oh Señor, haz que mi fe sea libre; es decir, que cuente con el concurso personal de mi elección, que acepte las renuncias y los riesgos que ella comporta, que manifieste la esencia última de mi personalidad: creo en ti, oh Señor.

Oh Señor, haz que mi fe sea cierta: cierta en la razón exterior de las pruebas y en el testimonio interior del Espíritu Santo, segura de su luz confirmante, de su final pacificador, de su connaturalidad sosegadora.

Oh Señor, haz que mi fe sea fuerte, que no tema la contrariedad de los problemas que llenan la experiencia de nuestra vida; que no le asuste la adversidad de quienes la discuten, la combaten, la rechazan o la niegan; que se fortifique en la prueba íntima de tu verdad, se entrene en el esfuerzo de la crítica, se consolide en la afirmación permanente, capaz de superar las dificultades dialécticas y espirituales en que se consuma nuestra existencia temporal.

Oh Señor, haz que mi fe sea gozosa, que pacifique y alegre mi espíritu y lo disponga a la oración con Dios y a la conversación con los hombres, de tal forma que trascienda en la conversación sagrada o profana la dicha original de su bienaventurada posesión.

Oh Señor, haz que mi fe sea activa, que preste a la caridad las razones de su expansión moral, de manera que sea auténtica amistad contigo y sea tuya en las obras, en los padecimientos, en la espera de la revelación final; que sea una búsqueda continua, un permanente testimonio y una indefectible esperanza.

Oh Señor, haz que mi fe sea humilde, que no pretenda fundarse en la experiencia de mi pensamiento, de mi sentimiento, que se rinda al testimonio del Espíritu Santo y no cuente con otra garantía mejor que la docilidad a la autoridad del magisterio de la santa Iglesia. Amén”.

 

 data-srcset

Oración Para Pedir Protección A Jesús

Las sagradas escrituras manifiestan la divina palabra de Dios la cual asegura a los devotos del Señor que estamos resguardados con un escudo protector espiritual. El cual es nada más y nada menos que la presencia de Dios y de su hijo, Jesús, ellos nos rodean de una manera en la cual no tenemos otra opción más que rendirnos ante Su Majestad.

El significado de este escudo espiritual para los seguidores de Dios es que tenemos protección total de nuestros enemigos. No importa cuantas veces seamos atacados por palabras, acciones, o malas intenciones de otros pues gracias a que estamos rodeados del favor de Dios, no nos afecta.

Oración de Protección.

Señor Jesús,

amigo, maestro y hermano.

Señor de las formas, que

todo lo contienes en ti.

pedimos desde el Divino Corazón

del Padre de los Cielos a tu

Sagrado Corazón, que cuides y

protejas la Vida que has sembrado en

la Tierra, que la oscuridad retroceda y

se instaure el amor de Madre Nuestra,

para bien de toda la Creación.

Gracias Señor.

 data-srcset

Oración De La Primera Comunión A Jesús

El “protagonista”, dentro de la Misa, no son los fieles devotos, tampoco los sacerdotes, ni los niños que se encuentran comulgando por vez primera, quien realmente se lleva toda la atención de este ritual es Jesús.

Pues es a El a quien debemos dar gracias al Padre de todos los cielos por todo aquellos que hemos recibido: nuestra creación, resignificación y santificación. El hijo de Dios es aquel que se manifiesta haciéndose presente en la Santa Misa por el poder de su palabra y por la acción del Espíritu Santo al momento de recibir nuestra primera comunión, por ello mediante esta oración nos comunicamos con él.

Oh Señor,

en este día me pongo bajo tu protección,

al recibir tu cuerpo y sangre por toda la eternidad.

Hoy que bebo y como de ti vivirás eternamente en mí,

te recibo en mi mente, en mi alma y mi corazón,

como mi salvador.

Bendice mi camino y guíame hacia ti Señor.

Amén.

 data-srcset

¿Qué Quieres? A Jesús

El Hijo de Dios siente amor por nosotros. Este sentimiento de afecto no es solamente por ser nuestro hermano espiritual sino porque él es Dios mismo. Por esta razón, Jesús, quiere para sus hermanos e iguales que en toda acción que vayamos a realizar demos lo mejor que de nosotros mismos, que sea honesta desde el fondo de nuestro corazón, pues de esta forma estaremos dando cuenta de aquel fruto que Cristo espera de sus hermanos los hombres.

Ningún creyente puede ni debe negar que somos hijos de Dios y, por tanto, hermanos de Jesús, ya que por dicha razón El entregó su vida por tal motivo es necesario agradecer tan gran manifestación de amor. Y es que nos amó hasta el extremo de dar subida por todos nosotros, sus amigos.

¿Qué quiero, mi Jesús?… Quiero quererte,

quiero cuanto hay en mí del todo darte,

sin tener más placer que el agradarte,

sin tener más temor que el ofenderte.

Quiero olvidarlo todo y conocerte,

quiero dejarlo todo por buscarte,

quiero perderlo todo por hallarte,

quiero ignorarlo todo por saberte.

Quiero, amable Jesús, abismarme

en ese dulce hueco de tu herida,

y en sus divinas llamas abrasarme.

Quiero, por fin, en Ti transfigurarme,

morir a mí, para vivir tu vida,

perderme en Ti, Jesús, y no encontrarme….

 data-srcset

Encuentro Con Jesús

El impacto que tuvo de primera mano la resurrección de Jesús trajo consigo un cambio fulminante en la vida de los primeros discípulos. Durante todo el tiempo del arresto, juicio y la crucifixión, todos huyeron para salvar sus vidas. Tuvieron miedo. Sintieron terror de lo que harían con ellos las autoridades judías.

Sin embargo, lo importante que debemos recordar es el significado de la resurrección de Jesús, pues este hecho abrió para el pueblo de Dios una vida nueva. Aquellos cuya vida esta rodeada de temor fueron bendecidos con la paz. Los que se habían encerrado en una casa con las puertas y ventanas cerradas –¿qué diferencia hay con una tumba? – son enviados a la vida a predicar la Buena Nueva del Reino.

Oración de Agradecimiento

Nunca olvidaré aquel día

cuando a mi vida llegaste

en tinieblas yo me hallaba,

más Tú mi senda alumbraste.

Entre multitud de gente

vagaba sin esperanza

como un barco a la deriva

naufragando, iba mi alma.

A inquirir comencé un día

¿qué pasaba? no sabía

entre temores y dudas,

existía mas no vivía.

¿Qué pasa conmigo, Dios?

¿Qué es lo que me está pasando?

Quiero reír y no puedo;

siempre termino llorando.”

“Ayúdame mi buen Dios;”

ayúdame, te lo pido

sana ya mi corazón

y llena hoy mi vacío.”

Al momento algo ocurrió;

Su Palabra Él enviaba:

“Soy la luz”, dijo el Señor;

por una piedra me hablaba.

Mi corazón se alumbró;

comprendí lo que pasaba,

al instante me rendí

pues Jesús me visitaba.

Desde entonces soy feliz;

tengo paz y tengo gozo

sí me persiguen y ofenden,

como Jesús, yo perdono.

Hoy oro, canto y alabo

a mi Salvador bendito

no me canso de adorar a mi Dios,

pues Él lo hizo.

¡Gloria doy a mi Señor!

¡Gloria al Espíritu Santo!

¡Gloria al Padre que me dio

lo que yo estaba anhelando.

¿Quieres tú también lo mismo?

¿Ansías vivir un cambio?

Ven hoy a mi Salvador,

mi Jesús te está esperando.

 data-srcset

Jesusito De Mi Vida

El mismísimo Dios escogido a su propio hijo, Jesús para que atravesara por un sufrimiento insoportable para cualquier simple mortal con el fin de ser nuestro Salvador. Todo lo que Jesucristo hico por nosotros es aquello que le da la posibilidad a la humanidad de resucitar, nos permite arrepentirnos y finalmente que seamos perdonados cuando nos encontramos antes las puertas del cielo para regresar a la presencia de nuestro Señor.

Y no solo eso pues el mesías ofrece paz y fortaleza durante los tiempos difíciles. Él es el ejemplo perfecto para nosotros y sus enseñanzas son el fundamento de la felicidad en esta vida y en la vida eterna en el mundo venidero.

Jesusito de mi vida,

dueño de mi corazón,

a ti digo mis pecados,

que tú sabes los que son,

si me muero de noche

me sirva de confesión,

dame paz en esta vida

y en la muerte salvación