Oraciones de la sangre de Cristo

La sangre de Cristo suele ser un manto de protección para todos los hijos de Dios. Y las oraciones dirigidas a la sangre de Cristo suelen direccionarse a sanidad, salud y prosperidad económica. Los creyentes suelen invocar la presencia de Dios a través de la sangre de su hijo amado.

Oración para suplicar a Jesús por protección

La siguiente oración es una suplica a Jesús por su poder a través de su sangre divina. Con la cual se espera una protección total y completa contra malas energías, malas personas y todo lo referente a chismes, hechicería y brujería. Se le pide a Dios que pueda ayudar al creyente a tener una mejor relación entre ellos, y que pueda resguardar siempre a su familia. 

Señor Jesús, en tu nombre y con

el Poder de tu Sangre Preciosa

sellamos toda persona, hechos o

acontecimientos a través de los cuales

el enemigo nos quiera hacer daño.

Con el Poder de la Sangre de Jesús

sellamos toda potestad destructora en

el aire, en la tierra, en el agua, en el fuego,

debajo de la tierra, en las fuerzas satánicas

de la naturaleza, en los abismos del infierno,

y en el mundo en el cual nos movemos hoy.

Con el Poder de la Sangre de Jesús

rompemos toda interferencia y acción del maligno.

Te pedimos Jesús que envíes a nuestros hogares

y lugares de trabajo a la Santísima Virgen

acompañada de San Miguel, San Gabriel,

San Rafael y toda su corte de Santos Ángeles.

Con el Poder de la Sangre de Jesús

sellamos nuestra casa, todos los que la habitan

(nombrar a cada una de ellas),

las personas que el Señor enviará a ella,

así como los alimentos y los bienes que

Él generosamente nos envía

para nuestro sustento.

Con el Poder de la Sangre de Jesús

sellamos tierra, puertas, ventanas,

objetos, paredes, pisos y el aire que respiramos,

y en fe colocamos un círculo de Su Sangre

alrededor de toda nuestra familia.

Con el Poder de la Sangre de Jesús

sellamos los lugares en donde vamos

a estar este día, y las personas, empresas

o instituciones con quienes vamos a tratar

(nombrar a cada una de ellas).

Con el Poder de la Sangre de Jesús

sellamos nuestro trabajo material y espiritual,

los negocios de toda nuestra familia,

y los vehículos, las carreteras, los aires,

las vías y cualquier medio de transporte

que habremos de utilizar.

Con Tu Sangre preciosa sellamos los actos,

las mentes y los corazones de todos los habitantes

y dirigentes de nuestra Patria a fin de que

Tu Paz y Tu Corazón al fin reinen en ella.

Te agradecemos Señor por Tu Sangre y

por Tu Vida, ya que gracias a Ellas

hemos sido salvados y somos preservados

de todo lo malo.

Amén.

Oración de la sangre de Cristo para alejar el mal

La siguiente oración de la sangre de Cristo es una suplica al Todopoderoso para que pueda librarlo de todo mal y peligro en su día a día. Se le pide que pueda inundar al creyente con su divina sangre para que pueda quedar completamente bendecido y protegido de cualquier entidad maligna.

Por otro lado, se exalta el gran poder que posee Dios, y lo poderosa que es la sangre de su hijo Cristo Jesús. Además, el creyente en esta oración se entrega fielmente a la voluntad de Dios y sus designios. También se le pide que ningún demonio o entidad pueda detener su camino hacia la victoria 

Qué la divina y poderosa sangre de Cristo me cubra en todo momento de mi vida, pues con Cristo presente en mi camino no habrá nada que pueda detenerme y así como el hijo de Dios se sacrificó por nosotros, sé que me bañará con su hermosa y preciosa sangre para protegerme de toda clase de mal.

Señor Jesucristo que creo en ti y me entrego fervientemente a tu vida, te pido que alejes todo mal y me concedas tener una vida llena de amor, sustento y familia siempre protegidos. Bañame con tu milagrosa sangre y cúbreme con tu bendecido manto sagrado.

Por la gloria de la divina y purificada sangre de Cristo, ante Dios nuestro señor me entrego fervientemente pues de la mano del padre, hijo y espíritu santo, no habrá demonio que pueda detenerme. ¡Gloria a Dios en todo momento y con la sangre de su hijo sea bendecido! ¡amén!

Oración de la sangre de Cristo por salud

En la siguiente oración se alaba el sacrificio que hizo el hijo unigénito de Dios por la salvación de la humanidad. El cual al igual que un cordero fue llevado al matadero, un cordero sin mancha ni pecado. Además, se le pide al Todopoderoso que le ayude al creyente a transitar el camino de bien, y que pueda sobrellevar todas las pruebas que esto conlleva.

Por otro lado, se le pide que pueda pasar su mano sanadora sobre el cuerpo de la creyente, ya que, posee varias dolencias. Para que se pueda recuperar y restaurar de todas sus dolores y pueda ser un testimonio vivo del poder y la misericordia del Todopoderoso.

Mi Señor Jesús, gracias por morir por mi en la cruz Porque no tuviste mancha, ni tacha alguna.

Fuiste acusado falsamente, más en tu Amor te entregaste a tus perseguidores. Gracias Señor Jesús, por tu sangre preciosa derramada en la cruz. porque por tus llagas fuimos nosotros sanados.

Clamo a Ti mi Señor para que te acuerdes de mi, lávame de mi pecado y mis angustias, restaura mi alma y todo mi ser.

Oh Bendito Señor Jesús ayúdame a caminar tus caminos, enséñame día a día el poder de tu amor. Te pido Señor Jesús que tu sangre bendita restaure, mi salud y que dolencias abandonen mi cuerpo y mi alma.

Permite que tu Nombre oh DIOS sea Glorificado a través de mi enfermedad y cuente a los demás el hermoso de Tu poder.

Con Fe hago esta oración en el nombre de Jesús. Amen

Oración de la sangre de Cristo por los hijos

En esta oración se le da gracias al Dios Padre por la vida y la salud de los hijos del creyente. Se le agradece la bendición que esos pequeños son en la vida del creyente, y se le pide que le de paciencia y sabiduría para guiarlos por el camino del bien.

Se le implora que los pueda cubrir con la sangre de Cristo para que siempre estén protegidos de todo mal y peligro. Además, se le pide su protección contra enfermedades, peleas, abusos, atracos y accidentes. Por último se le pide que sean personas de bien, que siempre sigan el camino indicado, y que puedan superar el pecado en todas sus formas 

Padre amado, te doy las gracias desde lo más profundo de mi ser por la vida de mis hijos (cita sus nombres).

Son ellos, un gran bendición que Tu me has concedido, para que yo los guíe y forme para Tu Gloria.

Pongo en supervisión a cada uno de mis hijos. Para que tu Dios mío, me los cuides. Porque Tu eres nuestro refugio. Nuestro escudo ante lo malo y nuestro Libertador.

Dios mío y Señor Mio, cúbrelos con tu sangre preciosa ante accidentes, enfermedades, abusos, atracos y pelas.Liberales del pecado, haz en ellos la buena obra de Tu Santo Espíritu. Te pido esto en el nombre de Jesús, Amén!

Etiquetas:
oraciones de la sangre de cristo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *