Via Lucis

El Vía Lucís, es la continuación que complementa el proceso del recorrido que realiza Jesús durante el Vía Crucis, pues mientras en este último el hijo de Dios realiza una caminata insufrible que es detalla en 14 estaciones, durante el siguiente se relata su transición en el mundo terrenal cuando ha resucitado y sus posteriores consecuencias y acciones ante esto, dicho proceso también es relatado a lo largo de otras 14 estaciones más. Pero la importancia del Vía Lucís radica en la certeza que ofrece acerca de la fe, en la recepción más arbitraria a la esperanza y en la restauración de la cultura de vida.

Oración para Jesus

Hay una devoción popular con tradición desde la edad media, que es el Via Crucis (el camino de la cruz). En él se recorren los momentos más sobresalientes de la Pasión y Muerte de Cristo: desde la oración en el huerto hasta la sepultura de su cuerpo (cf. “Via Crucis según los relatos evangélicos”). Pero ésta es la primera parte de una historia que no acaba en un sepulcro, ni siquiera en la mañana de la Resurrección, sino que se extiende hasta la efusión del Espíritu Santo y su actuación maravillosa.

Desde el Domingo de Pascua hasta el de Pentecostés hubo cincuenta días llenos de acontecimientos, inolvidables y trascendentales, que los cercanos a Jesús vivieron intensamente, con una gratitud y un gozo inimaginables.

De igual forma que las etapas de Jesús camino del Calvario se han convertido en oración, queremos seguir también a Jesús en su camino de gloria. Éste es el sentido último de esta propuesta una invitación a meditar la etapa final del paso de Jesús por la tierra.

El Via Lucis, “camino de la luz” es una devoción reciente que puede complementar la del Via Crucis. En ella se recorren catorce estaciones con Cristo triunfante desde la Resurrección a Pentecostés, siguiendo los relatos evangélicos. Incluímos también la venida del Espíritu Santo porque, como dice el Catecismo de la Iglesia Católica: “El día de Pentecostés, al término de las siete semanas pascuales, la Pascua de Cristo se consuma con la efusión del Espíritu Santo que se manifiesta, da y comunica como Persona divina” (n.731).

La devoción del Via Lucis se recomienda en el Tiempo Pascual y todos los domingos del año que están muy estrechamente vinculados a Cristo resucitado.

Cómo rezar el Via Lucis

Para rezar el Via Lucis, en que compartimos con Jesús la alegría de su Resurrección, proponemos un esquema similar al que utilizamos para rezar el Via Crucis:

  • Enunciado de la estación;
  • Presentación o monición que encuadra la escena;
  • Texto evangélico correspondiente, con la cita de los lugares paralelos (en las dos últimas estaciones hemos tomado el texto de los Hechos de los Apóstoles);
  • Oración que pretende tener un tono de súplicaSi se desea, después del enunciado de cada una de las estaciones, se puede decir:

    V/ Verdaderamente ha resucitado el Señor. Aleluya.
    R/ Como anunciaron las Escrituras. Aleluya.
    V/ Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
    R/ Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

    Nuestra disposición inicial

    Los acontecimientos del Via Crucis concluyen en un sepulcro, y dejan quizá en nuestro interior una imagen de fracaso. Pero ése no es el final. Jesús con su Resurrección triunfa sobre el pecado y sobre la muerte.

    Y, resucitado, dedicará nada menos que cuarenta días en devolver la fe y la esperanza a los suyos. Después los dejará diez días de reflexión – a modo de jornadas de retiro y oración – en torno a María para que reciban la fuerza del Espíritu que les capacite para cumplir la misión que El les ha confiado.

    En los encu

Reparte Bendición, compartiendo la Oración

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *