Oración de san Efrén. a Virgen María

Pocos conoceréis su nombre pero su habilidad para la elaboración de himnos y poesías religiosas fue tal que la iglesias lo bautizo doctor de la fe junto a la adjudicación del sobrenombre “El Arpa del Espíritu Santo”, estamos hablando del único San Efrén, y el día de hoy te traemos una de sus oraciones especialmente dedicada a la singular Virgen María, este rezo contiene palabras hermosas bellas y sin comparación que traerán jubilo a la reina de los cielos, por lo tanto no desperdicies más tiempo, comienza la adoración hacia la Madre de Jesús para que esta brinde todas sus bendiciones.

Oración para la Virgen

Santísima Señora, Madre de Dios, Vos que sois la
más pura de alma y cuerpo, que vivís más allá de
toda pureza, de toda castidad, de toda virginidad;
la única morada de toda la gracia del Espíritu Santo;
que sobrepasáis incomparablemente a las potencias
espirituales en pureza, en santidad de alma y de
cuerpo, vedme culpable, impuro, manchado en mi
alma y cuerpo por los vicios de mi vida impura y llena
de pecado; purificad mi espíritu de sus pasiones;
santificad y encaminad mis pensamientos errantes
y ciegos; regulad y dirigid mis sentidos; libradme de
la detestable e infame tiranía de las inclinaciones y
pasiones impuras; anulad en mí el imperio del pecado,
dad la sabiduría y el discernimiento a mi espíritu en
tinieblas, miserable, para que me corrija de mis faltas
y de mis caídas, y así, libre de las tinieblas del pecado,
sea hallado digno de glorificaros; de cantaros libremente,
verdadera Madre de la verdadera luz, Cristo Dios nuestro;
pues sólo con El y por El sois bendita y glorificada por
toda Criatura, invisible y visible, ahora y siempre,
y por los siglos de los siglos.

Amén.

Reparte Bendición, compartiendo la Oración

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *