Oración Dame Calma Señor

    La calma que brinda Dios a nuestras vidas supera cualquier pensamiento que pueda albergar nuestros corazones. Pues dicha calma, tranquilidad proveniente de Él, nadie puede obtenerla por sí mismo. Por esta razón debemos orarle para que nos brinde con ella.

    Esta serenidad es imponente ante toda inquietud y temor, las cuales se originan por una visión limitada o errada que tenemos de las cosas. De hecho, aun cuando no llegamos a observar la salida a nuestros problemas, esta calma de Dios nos ofrece paz, pues otorga una plena confianza en las promesas escritas dentro de la biblia de que nuestras dificultades desaparecerán.

    Oración de Paz

    Déjame sentir la honda paz presente en

    cada experiencia, la armonía de vivir.

    Dame calma, Señor, de manera que pueda

    entrar en la honda paz dentro de mi corazón.

    Dame paz de manera que vea la bendición

    escondida en todas las cosas.

    Guárdame de palabras ociosas y vanas

    fantasías. Calma la carrera de mi mente para

    que mis pensamientos tengan la claridad y

    movimiento fácil del fresco aire que respiro.

    Busco la serenidad de un lago tranquilo, la

    fuerza de un roble, el inmutable, sólido poder

    de las montañas.

    Dame calma, Señor, para que pueda emplear

    tiempo en gozar la paz, en la belleza que has

    creado a mi alrededor. Necesito tiempo para

    pensar, tiempo para considerar soluciones a

    problemas; tiempo para conformar mi interno

    ser y mi vida en amor y divino orden.

    Dame calma, Señor, es mi oración, y mientras

    oro, siento que me aquieta tu presencia, siento

    la suavidad de tu mano en la mía, estoy tranquila,

    estoy quieta, estoy en paz.

    Gracias Padre, que me oíste.

    Amén

     data-srcset

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.