¿Qué es un noviazgo católico/cristiano?

El noviazgo católico/cristiano es un compromiso entre dos personas, para conocerse, respetarse, cuidarse y sobre todo acercarse más a Dios. Los romances católicos deben tener como bandera la castidad y la pureza de alma y cuerpo, sin estas dos características los noviazgos suelen fracasar.

Durante esta etapa ambas personas se conocen mejor, sin la necesidad de llegar a un acto íntimo. La pureza corporal es sumamente importante para mantener un noviazgo feliz, y comprometido con Dios padre. Muchos jóvenes hoy en día dicen ser católicos/cristianos, pero en realidad solo viven una mentira y no adoran al Señor de todo corazón, y esto genera a largo plazo noviazgos pecaminosos y matrimonios infelices.

El noviazgo católico es un contrato que no se firma, pero que esta presenta a lo largo de la vida de dos personas. Donde se comprometen a crecer juntos, tanto espiritual, laboral y sentimentalmente. La bandera de este tipo de relaciones es la estrecha comunión con Dios, y su continua guía.

Se dice que los noviazgos católicos son de tres personas, porque se incluye la presencia de Dios en todo momento. Es semejante a un amarre de tres nudos, que por más que se intente, no se puede romper, mover o separar.

Cuando una relación nace en el seno de una estrecha comunión con Dios, esta garantizada la durabilidad y felicidad en la pareja. Dios debe ser el centro de cada noviazgo católico, sin él, esa relación será pasajera e infeliz.

Características de un noviazgo católico/cristiano

El fin último del noviazgo católico es el matrimonio, y si no se tiene esta meta, entonces esa relación nunca podrá avanzar ni evolucionar. Un noviazgo católico/cristiano tiene diversas características, como por ejemplo:

  1. Constante comunión con el Todopoderoso
  2. Lazos estrechos con familiares y amigos
  3. Crecimiento espiritual
  4. Mejoras en el comportamiento de cada persona
  5. Tener plena confianza en la otra persona
  6. No existen acciones toxicas
  7. Los problemas se resuelven buscando la guía de Dios
  8. Todos los planes en conjunto y por separado son puestos en manos de Dios padre
  9. No hay golpes, maltratos, palabras ofensivas o comportamientos violentos
  10. No realizan actos impuros, inapropiados o de sentido sexual. Los noviazgos católicos llevan como estandarte la castidad.

¿Cómo  se puede aprovechar el noviazgo para acercarse a la iglesia?

La biblia es clara al referirse en que un hijo de Dios debe buscar su pareja dentro de la iglesia. Porque a largo plazo dos personas con creencias distintas serán infelices y sus hijos podrán tener muchos problemas de identidad y en el ámbito religioso.

Es por esto, que la etapa del noviazgo, no solo es para conocer y relacionarse con la persona, también se puede aprovechar para acercarse más a la iglesia. Ambos se pueden motivar para ir a la iglesia, para asistir a actividades juveniles y de recreación, además de colocarse metas de corto y largo plazo relacionadas con la iglesia.

Se puede colocar como meta leer la biblia completa, o leer algún libro relacionado con su religión. Estos pequeños detalles fortalecerán la relación en un ámbito más religioso, y por ende la fortalecerá en los demás ámbitos. Por otro lado, un noviazgo católico debe ser una ayuda idónea, donde ambas partes busquen el crecimiento espiritual sobre todas las cosas. Si el pilar de un noviazgo católico, no es el estar más cerca de Dios, no se puede llamar un noviazgo católico.

La meta de este tipo de noviazgos es que sea una relación de tres, incluyendo así al Todopoderoso. Sin Dios en medio de la relación, es imposible que se cumplan las metas de castidad, tolerancia, respeto y amor.

Los 10 mandamientos del noviazgo católico

Así como Dios le dio al pueblo de Israel 10 mandamientos para que supieran como guiarse y obedecerle, así también es el ámbito amoroso. A continuación te presentamos 10 hábitos que deben estar presentes en tu relación de noviazgo:

Amaras más a Dios que a tu pareja: a pesar de tener una relación amorosa, nunca se puede olvidar o desplazar al primer amor, que es Dios. Si el amor por la pareja sobrepasa el amor por Dios todo se irá deteriorando, hasta el punto en el que la presencia de Dios, ya no estará presente en medio de la pareja

El propósito del noviazgo es el matrimonio: la meta de todo noviazgo es el matrimonio, más que una etapa de conocerse, es también un compromiso que se adquiere con la persona y con Dios. Un verdadero joven católico/cristiano no salta de una relación a otra, porque en eso refleja que no conocer a Dios, porque Dios es amor. Si un noviazgo católico comienza como un juego, o para ver que sucede. Este esta destinado a fracasar.

No tendrás relaciones sexuales con tu pareja: el noviazgo es una etapa para conocer a la otra persona, pero no de forma íntima, este privilegio es reservado para las parejas casadas. En la biblia hace alusión a que los verdaderos creyentes de Dios le huyen a la fornicación. El noviazgo católico debe alejarse lo más posible de esta tentación, ya que, al incurrir en este pecado, la relación con Dios y con pareja comienza a decaer, y es gravemente atacada por el enemigo.

Intenten no estar solos: evitar las situaciones o momentos donde están completamente solos en espacios cerrados, puede ser de gran ayuda para no pecar. Lo ideal es que los novios estén siempre acompañados o en lugares públicos para evitar tentaciones.

Respeto de ambas partes: el respeto debe ser uno de los pilares fundamentales en todo noviazgo católico. Una relación donde no existe respeto, es una relación que no esta acorde con la voluntad de Dios. Siendo jóvenes católicos/cristianos, se deben tener ciertos parámetros para tratar a la otra persona, entre ellos: resolver los problemas sin discutir, evitar las acciones toxicas, nunca agredir a la otra personas, entre muchas otras cosas. Sin respeto no puede existir una relación saludable y en concordancia con las enseñas de Jesús.

Hablar de los temas incómodos: dentro de toda relación a temas que son sensibles o incómodos, pero deben tocarse para en un futuro no traigan problemas a largo plazo. Cuando se evita tocar esos temas, es un síntoma negativo para el matrimonio. Si esos temas no son tratados con respeto, tolerancia y transparencia durante el noviazgo, en el matrimonio podrían desatar fuertes discusiones.

Hablar de finanzas: el noviazgo es el preámbulo del matrimonio, es por esto que la pareja debe hablar abiertamente sobre las finanzas y el dinero que necesitaran para casarse, y con el cual se sustentaran ya estando casados. Muchas parejas evitan tocar este tema, sin embargo, es de suma importancia para evitar problemas futuros. Es así como se recomienda que la pareja comience a ahorrar o tengas una cuenta en común para poco a poco ir creando su futuro.

Buscar una pareja guía: es sumamente importante que los novios tengan una pareja mentora, preferiblemente que tengas muchos años casados, que sean católicos/cristianos y que tengan un buen testimonio. Esta pareja será de gran ayuda para despejar dudas, y preparar a los novios para el matrimonio.

Conoce a la familia de tu [email protected]: casarse implica no solo un compromiso con una persona en particular, sino también una relación permanente y constante con su familia, es esencial que se conozca a la familia de la pareja, y se tenga una relación sana y respetuosa. Para evitar futuros problemas.

Tener metas claras: tener expectativas altas sobre una persona o una relación pueden traer problemas a largo plazo. Cada persona es un mundo, y cada relación tiene su propio ritmo, es por esto, que hablar de lo que espera dentro de la relación es fundamental para evitar desilusiones o malos entendidos. 

¿Qué dice la biblia sobre el noviazgo?

Aunque la palabra noviazgo no aparece en la biblia, en ella se pueden encontrar ciertas características para tener una relación amorosa, y escoger de manera sabia a una pareja. En 2 Corintios 6:14-15 se hace referencia a que un joven católico/cristiano no debe casarse con una persona que no crea en Dios, ya que, esto sería un yugo desigual.

También se debe considerar el hecho de que la otra persona debe amar y querer ser como nuestro Creador (Filipenses 2:5). Los matrimonios que fueron plasmados en la biblia son matrimonios para toda la vida, es por esto, que se debe escoger de manera sabia y responsable a ese compañ[email protected] eterno.

Dios espera que lo que él ha unido no pueda ser separado por los hombres, ya que, al momento de ser esposos, ya son una sola carne, ya no son dos personas sino una sola (Génesis 2:24 Mateo 19:5) Lo que se refiere a que son inseparables y pertenecen a una misma carne. Por otro lado, el Señor hace énfasis en no caer en la fornicación, ya que, no solo es pecado antes sus ojos, sino que es atentar contra la santidad del cuerpo (1 Corintios 6:18)

 data-srcset

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *