Oración Nadie Las Arrebatará De Mis Manos

    Jesús el hijo de Dios al morir en la cruz pago un precio inimaginable su propia vida, la razón para tal acción fue por amor a la humanidad, es decir, por el pueblo de su Padre. Por ello todos aquellos que creen en El estarán a salvo para siempre.

    Todos en algún momento de sus vidas deben enfrentarse a las adversidades del mundo, resultando la mayoría de las veces en muchas caídas de las cuales es necesario levantarse, a pesar de cualquier situación extrema debemos recordar en todo momento el inmenso amor que Jesús nos manifestó durante su crucifixión.

    Pues en ese momento fuimos adoptados como hijos de Dios y congraciados con su Santo Espíritu, a partir de ese punto nuestra existencia dejo de pertenecerle al mundo, a Satanás o a nosotros mismos. Jesucristo es nuestro dueño y nadie podrá arrebatarnos de su mano.

    Oración de protección

    Me gusta tu mano Señor:

    Mano que me protege

    cuando a mi alrededor

    todo se vuelve incierto y amenazante.

    Mano que me guía

    aún por caminos oscuros

    y me lleva a la meta deseada.

    Mano que me orienta

    cuando en los recodos de mi vida

    pierdo de vista tu rostro de Padre.

    Mano que me calienta

    cuando el frío de la tibieza

    quiere hacer presa de mí.

    Mano que me anima

    Cuando, como el niño pequeño,

    Acierto a dar un pequeño paso hacia ti.

    Mano que me consiente

    cuando mi corazón peregrino

    necesita tu cobijo de Padre.

    Mano que me da seguridad

    cuando me atenazan

    la duda y la indecisión.

    Mano que me acompaña

    y se vuelve cercanía

    cuando siento fuerte la soledad.

    Mano que me llama al silencio

    cuando con tu voz de amor

    quieres penetrar mi corazón.

    Mano que me llama a la calma

    cuando mi prisa inexperta

    busca soluciones alocadas.

    Mano que con sabiduría

    escribe en los renglones de mi existencia

    las palabras que dan vida.

    Mano en la cual me abandono

    jornada tras jornada

    como un polluelo pequeño

    en el asilo de su nido.

     data-srcset

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.