Oraciones a Dios

Oración del justo juez a Dios

El justo juez es otra forma de referirse a Dios padre, esta oración dirigida a él suele estar hecha de mucha humildad, implorando misericordia y protección divina. La oración del justo juez suele ser la manera más clara de entregarle la vida a Dios, y aceptar su voluntad.

Contar con la presencia del justo juez en medio de dificultades, adversidades o tragedias, es la única presencia que puede traer paz y consuelo a las almas abatidas.

Es por esto, que la oración al justo juez es una declaración pública del poder inmensurable que tiene Dios padre para con sus hijos

¡Oh divino y Justo Juez que extiendes tu mano a pobres y ricos!,
Amante eterno del perdón y de la caridad,
Luz espiritual que alumbra los caminos más oscuros,
Palabra de vida y de amor profundo,
Enseñanza y testimonio que nos alimenta con la oración.

Tú que padeciste los maltratos y humillaciones más terribles,
Que siendo Santo y puro aceptaste con humildad los peores castigos,
Tú que siendo el rey de reyes, el que vive y reina sobre todo mal y toda la humanidad,
Acogiste sin murmurar ni reproche los más dolorosos golpes,
Y entregaste todo por nuestra salvación,
Llegue hasta ti nuestra oración y nuestra petición.

Demonios y poseídos de ti huían por el poder de tu oración,
Levantaste enfermos de sus lechos,
Curaste a los ciegos de su ceguera,
Devolviste la salud a los leprosos,
Diste vida y pan a los que te seguían.

Multiplicaste los peces y los panes para dárselo a la multitud,
Abriste las aguas y por ellas caminaste,
Diste el día y la noche,
La paz y la armonía,
Tú nuestro Juez Justo sin reparo acompañas a tu pueblo,

Sin limitaciones lo entregas todo,
Y cumples con tu promesa,
Cuando un devoto a ti acude,
No humillas ni traicionas,
No ofendes ni lastimas,

Tú nos enseñas por medio de parábolas,
Dejas en una herencia eterna en las Sagradas Escrituras,
Escuchas nuestra oración y acudes a nuestro favor.

Amén.

Oración antigua al Justo Juez

El Justo Juez es Jesucristo y se le suele llamar de esta manera, porque él es el único que puede juzgar, condenar y perdonar a las personas. Su divino poder, misericordia y bondad le permite ser justo en cuanto a sus decisiones. El Señor es el único que puede conocer verdaderamente el corazón de sus creyente, y sabe que debe otorgarle a cada quien.

La siguiente petición es la oración más antigua y larga al justo juez, donde se exalta el gran poder creador que tiene Dios Padre, y se pide por la purificación del alma, la renovación espiritual, y la protección divina. 

Señor Jesucristo, Divino y Justo Juez de vivos y muertos. Eterno Sol de Justicia Encarnado en el Casto Vientre de la Virgen María, por la salud del linaje humano.
Justo Juez, Creador del Cielo y de la Tierra y muerto en la Cruz por mi amor. Tú, que fuiste envuelto en un Sudario y puesto en un Sepulcro del que al tercer día Resucitaste, Vencedor de la muerte y del infierno.
Justo y Divino Juez oye mis súplicas atiende a mis ruegos, escucha mis peticiones y dales favorable despacho.
Tu Voz Imperiosa serenaba las tempestades, sanaba a los enfermos y resucitaba a los muertos, como a Lázaro y al hijo de la viuda de Naim.
El Imperio de Tu Voz ponía en fuga a los demonios, haciéndolos salir de los cuerpos de los poseídos y daba vista a los ciegos, habla a los mudos, oído a los sordos y perdón a los pecadores, como a la Magdalena y al paralítico de la piscina.
Tú Te hiciste invisible a los enemigos, a Tu Voz retrocedieron, cayendo por tierra en el Huerto, los que fueron a aprisionarte y cuando expirabas en la Cruz, a Tu Poderosa Voz se estremecieron los orbes.
Tú abriste las cárceles a Pedro y lo sacaste de ellas sin ser visto por la guardia de Herodes. Tú salvaste a Dimas, el ladrón arrepentido y perdonaste a la adúltera.
Te suplicamos Justo Juez, me libres de todos mis enemigos visible e invisible. La Sábana Santa en que fuiste envuelto nos cubra; Tu Sagrada Sombra nos esconda; el Velo que cubrió Tus Ojos ciegue a los que nos persiguen y los que nos deseen el mal, ojos tengan y no nos vean; pies tengan y no nos alcancen; manos tengan y no nos tienten; oídos, y no nos oigan; lengua tengan y no nos acusen y sus labios enmudezcan en los tribunales, cuando intenten perjudicarnos.
¡Oh, Jesucristo, Justo y Divino Juez! Favorécenos en toda clase de angustias y aflicciones, lances y compromisos y haz que al invocarte y aclamar al Imperio de Tu Poderosa y Santa Voz, llamándote en nuestro auxilio, las prisiones se abran, las cadenas y los lazos se rompan, los grillos y las rejas se quiebren, los cuchillos se doblen y toda arma que sea forjada en contra de mí se embote e inutilice.
Ni los caballos nos alcancen, ni los espías nos miren ni nos encuentren. Tu Sangre nos bañe, Tu Manto nos cubra, Tu Mano nos bendiga, Tu Poder nos oculte, Tu Cruz nos defienda y sea nuestro Escudo en la vida y en la hora de nuestra muerte.
¡Oh! Justo Juez, Hijo del Eterno Padre, que con Él y con el Espíritu Santo eres Un Solo Dios Verdadero. ¡Oh! Verbo Divino, hecho Hombre: Yo Te suplico me cubras con el Manto de la Santísima Trinidad, para que me libre de todos los peligros y glorifiquemos Tu Santo Nombre.
Amén.

Oración corta al Justo Juez

No es necesario recitar una larga oración para que el Todopoderoso atienda tu llamado, con pocas palabras y fe genuina es suficiente para que cualquier petición llegue al trono de la gracia. La siguiente oración es una suplica al Justo Juez para que sea él quien habite en el corazón del creyente, y lo pueda limpiar de toda inmundicia de pecado.

Esta oración posee un profundo arrepentimiento, y busca a su vez una transformación total. Donde sea Dios quien limpie su corazón y se pasee libremente en la vida del creyente. Además, se le pide al Espíritu Santo que more en esa persona y siempre lo pueda guiar

Oh! Justo juez, señor de divina gloria, tu quien juzgará a vivos y muertos.

Clamo a tu santo nombre, te pedimos escuches nuestras súplicas

y alivies nuestros dolores.

Sol de justicia, irradia en nuestros pueblos tu mirada misericordiosa.

Aleja de nosotros a nuestros enemigos y toda maldad que nos aceche.

Ilumina nuestros corazones y habita en ellos, creador del cielo y de la tierra,

que tu manto sagrado nos cubra por toda la eternidad.

Que tu cruz, muestra de tu amor, sea ejemplo para la paz

y la tranquilidad en nuestra sociedad.

Te suplicamos oigas nuestra oración y que tu santo espíritu

nos acompañe por siempre.

Amén.

Oración al Justo Juez por la familia

La siguiente oración es una petición especial para la unión, protección y salud de la familia. Se le pide al Justo Juez que interceda y permita que todos los miembros del hogar puedan vivir de manera armónica y en paz. Además, se le ruega por la protección y el cuidado de cada uno de ellos.

Donde la maldad y las personas envidiosas puedan quedar por fuera. También se pide por la unión y la reconciliación. Se invita al Señor Todopoderoso a morar en ese hogar, y que pueda entrar en el corazón de cada miembro. Esta oración es sumamente efectiva cuando se realiza con mucha fe

Justo Juez, por favor escucha nuestras oraciones, peticiones, ruegos y súplicas.

En tus manos, Señor dejo el bienestar de mi familia. Por favor cuídanos y otórganos tu protección.

Te pedimos, Señor que nos liberes de todo peligro que nos persiga, de las malas influencias y de las injusticias.

Tú quien has ganado la batalla contra el mal. A ti rendimos nuestras súplicas para que te apiades de nosotros.

Divino Juez, por favor otórganos tu misericordia. No nos dejes a expensas del peligro.

Te pedimos, Padre Celestial, que nos resguardes en tu sagrado manto.

Protégenos de todo aquel que se nos acerque con malas intenciones. Aléjalos de nuestra familia y mantennos con bien.

Señor, a ti agradecemos cada muestra de afecto que nos das. Por favor, nunca nos desampares.

Divino y Justo Juez, mi familia está protegida en tu infinita bondad, tú nos das luz y esperanza.

Señor, te rogamos por aquellas familias que pasan por momentos difíciles. Por favor, apiádate de ellos. Líbralos del mal que los aqueja, bien sabrán agradecer a tu nombre.

Llena con tu luz nuestros corazones y muéstranos el camino del bien y la bondad para ayudar a aquellos que nos necesitan.

Divino Juez, en ti confiamos.

Oración al Justo Juez por las causas nobles

Esta oración es una suplica intercesora por las personas pobres, en la cárcel, o que sufren de alguna enfermedad. Con esta oración se busca que el Justo Juez, pueda hacer justicia y reivindicar a todas aquellas personas buenas, que están pasando por momentos de tribulación y aflicción.

Además, de todo esto, la oración también manifiesta el gran poder del Todopoderoso, y su divina misericordia para quien lo necesita. También se manifiesta que nada es imposible para Dios. Este tipo de oraciones intercesoras suelen ser realizadas no por un solo creyente, sino por varios, para que tenga mayor efectividad.

¡Oh señor! Justo Juez, por favor extiende tu misericordia a los pobres y a los ricos.

Danos señor tu perdón y caridad a cada uno de nosotros. Llénanos de luz, para que con ella podamos alumbrar nuestros caminos más oscuros.

Tú señor que has padecido tantos maltratos y lamentos. Aquellos que con tanta humildad y amor aceptaste para salvarnos del mal. Extiendo a ti esta oración, demostrándote mi devoción por ti.

Te pido que nos ayudes. Tú que sin limitaciones nos entregas todo a manos llenas y cuando un devoto a ti acude, siempre cumples tu promesa.

A ti a quien las aguas abrieron su camino y por ellas transitaste. Señor, te pido hoy que nos des paz y armonía.

Por favor, Juez Justo acompaña a tu pueblo en las travesías que hoy en día transita. Cura nuestras enfermedades, males y cegueras.

Protégenos con tu sagrado manto ante aquellas circunstancias que se escapan de nuestras manos. Cuídanos señor día y noche. Aléjanos de los males que nos aquejan.

Señor, tú quien nos enseñas por medio de pasajes y palabras. Alivia nuestro dolor con tu luz misericordiosa.

A ti elevamos esta oración que con mucha fe te entregamos. Justo Juez en ti confiamos.

Oración de amor al Justo Juez

La siguiente oración es la suplica de un creyente, para que el Justo Juez se manifieste con gran poder y amor en su vida. Se le pide que more en el corazón y la mente de esta persona, y que lo pueda inundar de amor, paz y tranquilidad. También se le pide por el perdón de los pecados y por una transformación espiritual, en donde ya no peque más, sino que este siempre aferrado a la mano de Dios.

Esta oración también busca exaltar el gran poder de Dios, y su divina justicia. Además de pedir por la sanación del alma, y por la protección de los seres queridos.

Divino y Justo Juez. Hoy me dirijo a ti con el corazón atormentado.

Acudo a ti Divino Padre para que me otorgues tranquilidad.

Tu que demostraste tu amor infinito, padeciendo torturado ante los tres clavos por el amor que nos tenías. Tu quien nos has demostrado en tantas oportunidades tu infinita misericordia, te pido me ayudes.

Tú que tienes el poder para multiplicar bendiciones, acudo a ti divino padre. Eres el único que con su amor y protección nos ha guiado.

Por favor irradia con tu luz a mi corazón. Libéralo de la tristeza y de las causas desafortunadas.

Te pido, Justo Juez que me ayudes en esta petición que hoy te hago. Alivia mi corazón, otórgale armonía y tranquilidad.

Divino Dios, lléname con tu calidez.

Con tu mágico esplendor, dame señor la oportunidad de ser y sentirme amado.

Llena mi hogar de armonía y de paz. Te llamo para que me concedas esta petición.

Señor, tú que tienes el poder para gobernar en nuestros corazones. Me dirijo a ti y a tu divina energía para que me ayudes a materializar esta oración.

Te pido señor que guíes a mi corazón para hacer el bien.

Gracias, señor por tu guía y protección.

Oración original al Justo Juez

Esta oración para el Justo Juez, es una petición de acobijo y protección por parte del creyente. Donde se admira la grandeza y poder de Dios Padre, y se acepta lo frágil que es el ser humano. Con esta oración se busca estar bajo el abrigo constante del Todopoderoso, además de contar con su protección y cuidado divino.

Además, se le pide al Señor que aleje de esa persona todo espíritu de maldad y envidia, para que pueda vivir una vida llena de amor, serenidad y tranquilidad. También se le pide al Todopoderoso que moro en el corazón, mente y hogar de ese creyente.

Poderoso Señor Dios, tú que eres justo y divino

te pido por favor que socorras en mi llamado y escuches mis suplicas.

Protégeme de todo mal y peligro, detrás de tus alas

escóndeme de toda maldad que pueda atentar contra mi.

Entre tus llagas guárdame de mis adversarios, que sean sordos a mi voz,

ciegos a mi presencia y mudos a mis respuestas.

Tú que venciste a la muerte al tercer día y saliste victorioso,

ampárame ante toda angustia y ayúdame a triunfar ante el mal.

Sé tú la guía de mi vida y el protector de mi camino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *