Mi Vida, Mi Verdad Y Mi Camino A Señor

Una vez que el hombre toma una mirada hacia atrás y analiza todo su pasado, es cuando saca obtiene su propia visión de lo que consiste el mundo material, además de eso obtiene su perspectiva referente a su ser espiritual, y justo ahí es entonces cuando el hombre obtiene su determinación, tomando como objetivo buscar por todos los medios posibles el camino correcto.

Tratando de recomponerse para volver a la senda divina para encontrarse con Dios, aquí toma la resolución obteniendo nuevas fuerzas y elige de nuevo un camino que lo llevará por la senda que el Padre le determino antes del inicio de la creación.

Oración de Agradecimiento

Yo sé bien que eres Tú. Pero te busco

y ¡en qué mirajes la mirada ofusco,

o en qué negrura el paso desatino…!

Sin duda es verde aún la pobre rama

que en tu divino fuego arder quisiera,

y airado la separas de la hoguera

porque indigna la juzgas de tu llama.

No sé, no sé, Señor, a dónde llego

corriendo tras tu sombra… En cualquier parte,

buscándote me angustio y me extermino.

¡Dame, Señor, la mano, que soy ciego!

Ponme en la senda donde pueda hallarte:

¡Mi Vida, mi Verdad y mi Camino!

 

Amén.

Reparte Bendición, compartiendo la Oración

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *