Oh, Señor, Háblame En Las Mañanas

Cada mañana al levantarnos Dios nos habla solo que nosotros no somos capaces de escucharlo, pero Él está ahí a nuestro lado en nuestra vida, mente y corazón. Son muchos los que desean poder escuchar su voz, llegando a pasar muchas horas en silencio, esperando que Dios les hable personalmente.

Sin embargo, estas personas no entienden que el lenguaje del Señor es el silencio. Por que el es todo en este mundo y en toda nuestra vida. Por ello para entender su palabras es necesario interpretar las señales que el nos envió, solo así podemos llegar a entender su mensaje divino.

Oración de Fortaleza

¡Un tiempo de peligro es la mañana!

No hay nada que temer por la noche;

Con calma se cierran los ojos,

Cansados de la luz urgente;

El cuerpo se sana al dormir,

Cesan la labor y trabajo,

El alma está segura en el cuidado de Dios,

El corazón está en paz perfecta.

Pero, ¿Quién puede predecir

Cuán feroces las pruebas serán?

¿Cuáles sendas difíciles habrá?

¿Cuáles penas me compasarán?

Brilla el sol para todo el mundo;

Pero no veo lo que pasará,

Cuáles peligros o penas extrañas

En el futuro me rodearán.

Oh, háblame en las mañanas,

¡Señor, en cada uno de mis días!

Tú eres mi gran Director

Mientras paso las sendas escondidas;

Si escucho tu voz en la mañana,

Abro el día con canción,

A vencerlo voy,

Tu presencia me fortalece.

Amen

Reparte Bendición, compartiendo la Oración

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *