Deseo Abandonar, Más No Lo Haré A Dios

La vida es dura y el mundo no ofrece muchas oportunidades o esperanzas, sin embargo, Dios si ofrece todo eso y mucho más a su pueblo.

Para obtener fortaleza de Dios y nunca rendirnos primero debemos reconocer nuestros errores, por que de ellos es de donde obtenemos experiencia para poder levantarnos y no volver a caer, además de esto debemos tener plena confianza en el Señor para que nos guie nuevamente por la senda correcta y entregar toda nuestra voluntad a el para convertirnos en instrumento de su plan divino.

La presente oración es para solicitar fortaleza divina al Señor.

Oración de Fortaleza

Deseo abandonar, más no lo haré,

pues de día y de noche, por Dios y por

el bien todavía hay batallas que luchar.

 

Deseo abandonar, más no lo haré,

aunque enfermo me siento y es verdad,

preocupado y sin ánimo, lo sé,

cansado y abatido y tanto más

a mi mismo me animo:¡No lo haré!

 

No podría rendirme: ¡No, jamás!

mi armadura en el suelo, no veré

no me veré yaciendo derrotado,

deseo abandonar, más no lo haré.

 

Que sea este mi ruego y mi cantar,

que Dios me fortalezca por cada paso

que de al caminar, para seguir luchando

contra el mal. Y aunque desee rendirme,

¡No lo haré!

Reparte Bendición, compartiendo la Oración

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *