Oraciones a los Santos

Oraciones a San Antonio de Padua

Oración de milagros a San Antonio de Padua

Para aquellos que no lo conocen, el santo San Antonio de Padua es un personaje altamente conocido a lo largo y ancho del mundo también es llamado con el título de taumaturgo, que significa nada más y nada menos el que “obra milagros”, la razón de esto se debe a que durante su vida Dios realizó a través suyo numerosos prodigios. Por ello hoy te presentamos una oración de dirigida en el nombre de este santo para que seas bendecido con el milagro que buscas ya sea para ti o para alguien más, pues San Antonio siempre esta para ayudar.

Oración a San Antonio de Padua

Si buscas milagros, mira:

muerte y error desterrados,

miseria y demonio huidos,

leprosos y enfermos sanos.

El mar sosiega su ira,

redimense encarcelados,

miembros y bienes perdidos

recobran mozos y ancianos

El peligro se retira,

los pobres van remediados;

cuéntenlo los socorridos,

díganlo los paduanos.

El mar sosiega su ira,

redimense encarcelados,

miembros y bienes perdidos

recobran mozos y ancianos.

Ruega a Cristo

por nosotros,

Antonio glorioso y santo,

para que dignos así

de sus promesas seamos.

Amén.

Oración a San Antonio para encontrar tu media naranja

Esta oración esta dirigida a San Antonio para poder encontrar a esa media naranja, es una oración para que el amor llegue a la vida de esa persona.

¡Oh personajes insignes de la voluntad de Dios!

Ustedes que impartieron en vida las enseñanzas amorosas

De nuestro Señor e hicieron que en el corazón de sus oyentes renaciera

Ese espíritu promovido por la voluntad celestial.

A ustedes yo les suplico el día de hoy para que permitan

Que ese sentimiento siempre me acompañe

En cada aspecto de mi vida.

Que yo pueda gozar del amor en compañía de mis

Seres queridos y de mis familiares y que, además,

Puedo yo regocijarme al encontrar esa alma con la cual

Eternamente me uniré para seguir

Los designios de Dios.

Te pido a ti, oh san Antonio, que me ayudes en

Este propósito con piedad.

Amén

Oración a San Antonio de Padua para solventar problemas y aflicciones

San Antonio de Padua, es uno de los santos más venerados de la iglesia católica, y esto se debe por sus múltiples milagros e intercesiones. Las oraciones realizadas a este santo siempre son respondidas, ya sea por un familiar enfermo, falta de trabajo, o por la intercesión divina.  

Las oraciones que se realizan a San Antonio de Padua, son poderosas y llenas de mucha fe, ya que, este santo no le queda mal a quien le ora de todo corazón.

Es tanta la devoción hacía este santo, que tiene su propio día de festividad, siendo el 13 de junio, el día donde se le venera a nivel mundial

Te saludo San Antonio y me regocijo en los favores que nuestro Señor libremente te ha otorgado. Te recuerdo en especial tu momento de dicha cuando el Divino Niño Jesús condescendió abrazarte con ternura. ¡Oh, que gran felicidad y alegría llenaría tu corazón en esa ocasión! Por esta especial prerrogativa y por la alegría de tu beatifica visión, que ahora le tienes a El cara a cara, te ruego, te suplico y te imploro Oh querido San Antonio, que me ayudes en mis aflicciones, problemas y ansiedades, particularmente concerniente a (aquí menciona tu problema, tu petición). Oh, deja que tu corazón se conmueva para interceder por mí, para escuchar y responderme. Dile al Señor de los deseos y necesidades de tu devoto (a) cliente. Una palabra, una mirada de tu corazón que tanto ama el Niño Jesús, coronara mi éxito y me llenara de alegría y de gratitud. Amén.

Oración a San Antonio de Padua por intercesión y misericordia

San Antonio de Padua, fue reconocido en vida por tener mucho conocimiento de la biblia, además de tener una excelente oratoria. Sus sermones lograban cautivar y llenar de fe a quienes lo escuchaban.

Este santo, en vida, era un ser lleno de luz, que impartía el amor por Dios, y su misericordia. Es por esto, que se le conocida como el doctor evangélico, ya que, era un libro de conocimiento andante.

Las oraciones elevadas a este santo, son oraciones realizadas desde la fe y el respeto de su santidad. No cualquier santo tiene la potestad de interceder como lo hace san Antonio de Padua

¡Oh admirable y esclarecido protector mío, San Antonio de Padua! Siempre he tenido grandísima confianza en que me habéis de ayudar en todas mis necesidades, rogando por mi al Señor a quien servisteis, a la Virgen Santísima a quien amasteis y al divino Niño Jesús que tantos favores os hizo. Rogadles por mi, para que por vuestra poderosa intercesión me concedan lo que pido.

¡Oh Glorioso San Antonio! Pues las cosas perdidas son halladas por vuestra mediación y obráis tantos prodigios con vuestros devotos; yo os ruego y suplico me alcancéis de la Divina Majestad el recobrar la gracia que he perdido por mis pecados, y el favor que ahora deseo y pido, siendo para Gloria de Dios y bien de mi alma. Amén.

Oración a San Antonio de Padua para que lleguen riquezas

San Antonio de Padua es recordado no solo por sus conocimientos acerca de la biblia, sino también por sus actos de caridad para los pobres. Es un santo muy recordado por los actos de bondad y misericordia que realizaba.

Es por esto, que también es llamado el santo de los pobres, ya que, se creo que las oraciones elevadas a este santo, por personas pobres, suelen ser respondidas de manera inmediata. Y la abundancia llega a la vida de esa persona.

La siguiente oración es un reflejo de ese ruego a san Antonio de Padua, para poder tener un mejor por venir, y que la riqueza comience a reinar en la vida de esa persona.

Altísimo y Sapientísimo Señor del mundo, de los cielos y de la tierra, que todo lo conoces y todo lo gobiernas suave y fuertemente; excelentísimo Creador de cielos y tierra, que muestras la grandeza de tu poder en las cosas grandes y la perfección de tu gobierno en las cosas pequeñas; vigilantísimo Gobernador del universo, sin cuya anuencia no cae ni un cabello de nuestra cabeza, ni una hoja de nuestros árboles; bondadosísimo Dueño, que vistes de espléndidas galas a las hierbas del campo y das de comer a las aves del cielo; amantísimo Padre, que para que los ricos den su pan a los pobres, los estimulas con tus palabras, los amenazas con tus enemistades y les premias sus caridades con innumerables favores, unas veces advertidos y otras inadvertidos: te suplicamos que atiendas a los ruegos que te dirigimos por medio de tu siervo San Antonio, para que tengas providencia de nosotros para nuestro bien, nos concedas todas las gracias temporales que nos convengan y, sobre todo ordenes nuestra vida, conforme a toda caridad contigo y con tus pobres, para salvación y santificación de nuestras almas.

 data-srcset

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *