Oración de un templario ancestral a Dios

 data-srcset
Todas las criaturas Dios por igual sean creyentes o no, desde los tiempos antiguos, antes de comenzar una batalla, lucha, o guerra, rezaban a sus respectivos Dios pidiendo por la victoria, la protección y un regreso sano a casa, en relación a esto te presentamos una alabanza al Padre de todo realizada por un Guerrero Templario los cuales son la espada santa de la iglesia, esta tradición se mantiene todavía en estos tiempos modernos pues todos los devotos del Señor, antes de afrontar cualquier peligro o problema que se avecina piden y ruegan al Todopoderoso para que los cuide del mal.

Oración para Dios

Abbá, en ti mi alma solo encuentra abrigo del frío de la
impotencia, el abrazo de tu calor, da fuego a mi existencia
que solo vive para hacer crecer tu presencia en cada hermano,
te busque o no. Te reconozca o no.

Tu eres mis miedos y mi fortaleza. Tu me enseñaste que
puedo ser derrotado, mas no vencido. Por que el amor
jamas puede ser conquistado, el amor es un acto de entrega
voluntaria y no botín de guerra.
Tu eres la entrega de ese amor y yo el suspiro de tus profundos
misterios. Hoy te honro Dios mío, con mi alma inmortal dada en
custodia por ti por los siglos de los siglos con un solo objetivo:
la expansión del amor por toda tu creación.

Mi amor Templario es la manifestación humana de mi necesidad
de ti, la incondicionalidad de ese amor es el resultado de tu existencia
en mi vida, en mi ser.
Hoy vuelvo a renovar mi votos Templarios, pues renovarlos es renovar
mi compromiso de proteger tu creación, renovar mis votos de amor,
es renovar mi vida en tu nombre.

Toma esta plegaria, que es mi humilde regalo de un ser limitado a un
ser ilimitado. Toma este humilde gesto, como mi mas profunda
manifestación de Fe y en mis actos te conjuro a que seas mi fortaleza
para nunca rendirme aun derrotado y jamás conquistar aunque victorioso.

Que la misericordia de tu nombre, acompañe los dias de mi vida
y guíe los pasos de los hombres y mujeres de este y otros mundo
llenos de tu gracia.

Amen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *