Conflicto: Los seguros de vida y la religión cristiana

Los seguros de vida han sido un tema controversial y de conflicto entre los cristianos, ya que, adquirir uno puede ser visto como un acto de poca fe, o de no confianza en Dios

Contratar un seguro de vida suele ser algo normal, ya que, muchos prefieren resguardar el bienestar de su familia una vez que hayan fallecido. Los seguros de vida son una garantía de que a la hora de la muerte, los familiares podrán solventar los gastos que acarrea un entierro. Además de quedar medianamente estables económicamente, solo por algún tiempo.

Sin embargo, para un cristiano adquirir un seguro de vida puede simbolizar mucho más. ¿Acaso es falta de fe tener un seguro de vida? La biblia no habla sobre los seguros de vida, pero si habla sobre la fe, la confianza y la diligencia.

Consideraciones generales

Antes de entrar en el debate sobre los seguros de vida, debemos conocer algunos términos que serán de gran ayuda para tomar la decisión más adecuada.

Fe

En Hebreos 11: 1 se manifiesta que la fe es la certeza y convicción de lo que se cree y no se puede ver. Es la confianza absoluta en el hijo de Dios, y que él se encargará de solventar cualquier dificultad o problema en la vida del creyente.

Por otro lado en Romano 14: 23 se manifiesta que “todo lo que no procede de la fe es pecado” Esto quiere indicar que todo cristiano debe basar sus acciones y forma de actuar por la fe. Deben tener la plena convicción de que Dios los esta conduciendo a realizar cualquier cosa

Planificación

La planificación anticipada o la diligencia son aspectos que se han visto en las escrituras. En Génesis 41 narra la historia de José, un joven que fue llevado como esclavo a Egipto, y luego de muchos años fue uno de sus gobernantes. La historia de José se centra en como se planifico para guardar comida en los años más prósperos, para luego alimentar al pueblo en los años de sequía y hambruna

Con este relato se deja ver como la planificación anticipada y la diligencia, fueron claves para salvar no solo a los egipcios, sino también a Israel y por ende al linaje de Jesús.

En Santiago 4:13-15 nos habla de que no se pueden hacer planes sin la dirección de Dios, ya que, es él quien guía cada decisión. El versículo 15 manifiesta “deberías decir: Si el Señor quiere, y si vivimos, haremos esto o aquello” Solo Dios sabe que pasará mañana y si se podrán llevar a cabo las decisiones de cada creyente.

La planificación anticipada siempre será acertada cuando la decisión es tomada en comunión con Dios. Sin engaños, o presiones externas. Las decisiones que se toman bajo la dirección de Dios siempre serán las mejores

Futuro

Los cristianos poseen una percepción distinta del futuro, ya que, ellos viven por la en el hijo de Dios, como la manifiesta Gálatas 2: 20. Además, todo lo que pasa dentro de la vida del creyente es porque Dios así lo permite.

Las empresas aseguradores suelen tener como eslogan “Planifíquese antes de morir” Con este tipo de frases, se asegura que la persona se debe anticipar al futuro, para evitar complicaciones luego de su muerte. Sin embargo, en Lucas 12 se narra la historia de un hombre muy rico que tenía muchos planes a futuro, pero lo que no sabía es que esa misma noche iba a morir.

Desde la perspectiva cristiana el futuro es algo que designará Dios, y él se encargara de sustentar y preservar al creyente.

¿Adquirir un seguro de vida es una garantía sobre el futuro?

La respuesta es no. Ningún seguro de vida puede prever lo que pasara en el futuro, sobre todo para la familia del fallecido. Las compañías de seguro solo se encargan de prestar un servicio terrenal, de resguardo para los familiares. Son simplemente una bolsa donde se deposita dinero, que luego será de utilidad en momentos de crisis.

¿Adquirir un seguro de vida es ser diligente?

Los cristianos o creyentes están llamados a ser diferentes en el mundo, y abandonar todas las creencias paganas y erradas con las que conviven a diario. Sin embargo en Proverbios 21:5 dice “Los planes del diligente tienden a la abundancia, pero la prosa excesiva, a la pobreza” Los cristianos deben manifestar a Dios en todos los aspectos de su vida, incluyendo en la forma como se planifican y gastan su dinero, ya que, esto delata los deseos de su corazón.

En Lucas 14: 28 dice: “Porque, ¿quién de ustedes, deseando edificar una torre, no se sienta primero y calcula el costo, para ver si tiene lo suficiente para terminarla?” La planificación es importante, siempre y cuando sea dirigida por Dios.

Muchos cristianos aseguran que adquieren un seguro de vida, porque así el Señor se los ha indicado. Dando testimonio a sus familiares, de como siendo diligente y planificado, se puede honrar a Dios.

¿Tener un seguro de vida es despilfarrar el dinero?

Muchos cristianos consideran que adquirir un seguro de vida es utilizar erróneamente el dinero que Dios le ha provisto. Este pensamiento es muy común entre los cristianos, sobre todo en aquellos que creen en la Providencia de Dios.

La Providencia de Dios, es cuando el creyente cree fielmente que el Señor le sustentara en todo momento, y que será él, quien lo ayude en todos los ámbitos de su vida.

Ciertamente tener un seguro de vida es un gasto extra, que no todos pueden costear estos servicio. Dios no quiere que una familia se desequilibre económicamente solo por prever el fallecimiento de alguien. Es por esto, que el Señor invita al creyente a planificarse y ser diligente en todo momento.

Conclusiones

La biblia o la religión no condena la adquisición de un seguro de vida, esta decisión es libre de cada creyente. Sin embargo, te sugerimos que puedas pedir sabiduría de lo alto, para que sea Dios quien te hable y dirija tus actos. En Santiago 1:5 dice “Si alguno necesita sabiduría, pídala a Dios, quien da a todos generosamente y sin reprochar. Y le será dada”

Antes de tomar cualquier decisión debes preguntarte ¿Esto complace a mi Padre Celestial? O ¿Qué haría Jesús en esta situación?

Adquirir o no un seguro de vida, debe ser una decisión sin condenación o remordimientos. Si vas a adquirirlo recuerda que el futuro no esta asegurado, ya que, solo Dios lo conoce. Y si por el contrario decides no tener un seguro de vida, confía plenamente en la Providencia de Dios, que él sabrá como sustentarte en todo momento

seguro de vida y cristianismo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *