Cómo Rezar el Santo Rosario 🙏 y sus Oraciones

El rosario es un rezo popular entre la comunidad católica, donde a través de una sarta formada por diversas cuentas, se recuerda la vida y obra de Jesucristo en la tierra, al igual que las acciones de la virgen María. El rosario se suele rezar en momentos de angustia, gozo, solemnidad, y ceremonias religiosas.

¿Cómo rezar el rosario?

El rosario es un rezo que tiene ciertos parámetros que se deben seguir, por lo general cuando los niños son pequeños se les enseña en las clases de catequesis, sin embargo, hay quienes lo aprenden luego de grandes.

A continuación te mostramos la guía básica para rezar el rosario:

 

Realice la “Señal de la Cruz” y rece el “Credo de los Apóstoles”.

Rece el “Padrenuestro”.

Rece tres “Avemarías”.

Rece el “Gloria”.

Anuncie el primer misterio, luego rece el “Padrenuestro”.

Rece diez “Avemarías” mientras medita sobre el misterio.

Rece un “Gloria” y la “Oración de Fátima”.

Anuncie el segundo misterio, luego rece el “Padrenuestro”.

Repita los pasos 6 y 7, y continúe con el tercero, cuarto y quinto misterio.

Rece la “Salve”.

Rece la “Oración después del Rosario”

Las Oraciones del Rosario

La Señal de la Cruz

Esta corta, pero significativa oración, viene acompañado del movimiento de las manos haciendo una cruz que va desde la cabeza, pasando por los hombros y terminando en el abdomen. Y mientras se realizan estos movimientos se debe decir:

“En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén”

El Credo de los Apóstoles

Esta es la oración que le da apertura al rosario, es una afirmación del poder de Dios, y una declaración publica de la fe y la creencia de quien lo recita. Los credos de los apóstoles, rememoran parte de la vida de Jesús y su obra en la tierra. Es una oración llena de fe y consagración.

Creo en Dios, Padre todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios, padre todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. Creo en el Espíritu Santo, la santa Iglesia católica, la Comunión de los Santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna. Amén.

El Padrenuestro

El Padrenuestro es la oración modelo que Jesús le presento a sus apóstoles, y con la cual, se podrían comunicar con el Padre, sin necesidad de intermediarios. Su rezo es común en casi todas las actividades católicas, ya que, es una oración completa donde se exalta el nombre de Dios, y su gran poder.

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal. Amén.

El Avemaría

El Avemaría es una oración dirigida especialmente para la madre de Dios. La virgen María es alabada por medio de estas líneas, y se espera tener su eterna compañía e intercesión ante el Todopoderoso. Por ser la madre del Salvador, se espera que ella sea la madre que cuide y vele por todos sus demás hijos en la tierra.

Dios te Salve, María, llena eres de gracia; el Señor es contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

El Gloria

El gloria es una corta pero sentida oración que busca exaltar y alabar el nombre de la trinidad. Es decir, Dios Padre, Dios Hijo, y Dios Espíritu Santo, siendo estos tres uno solo. Cada uno con esencias y responsabilidades diferentes, pero que tienen el mismo poder divino y celestial

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Oración de Fátima

La oración de Fátima es una suplica por parte de los creyentes, para que Dios pueda perdonar todos sus pecados y errores. Se implora la misericordia, bondad y benevolencia del Todopoderoso, para que los libre del infierno, y les permita reformarse y entrar en el buen camino.

Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia.

La Salve

La Salve, es una oración dedicada a la virgen María, donde se implora su intercesión por sus hijos pecadores. Esta oración evoca a la piedad y ternura de la madre María, para que sea ella quien con su dulce amor y piedad interceda ante el trono de gracia con su hijo, y así, no condene a los pecadores, sino que les de una segunda oportunidad.

Dios te Salve, Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra, Dios te salve. A ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a ti suspiramos, gimiendo y llorando, en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos, y, después de este destierro, muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen María!

Oración después del Rosario

Al momento de concluir el rosario, es necesario realizas una oración de cierre. Donde se alaba a Dios en todo su esplendor, al igual que a la virgen María, siendo estos dos, seres celestiales y divinos, que favorecen y cuidan a quienes los buscan de todo corazón.

Oh Dios, cuyo Hijo unigénito, por su vida, muerte y Resurrección nos ha merecido el premio de la bienaventuranza eterna, concédenos a quienes meditamos los misterios del Santísimo Rosario de la Virgen María, imitar lo que en ellos se contiene y alcanzar lo que prometen, por el mismo Jesucristo, Nuestro Señor. Amén.

¿Qué son las jaculatorias?

Son oraciones cortas, que no sobrepasan las tres líneas, las cuales están llenas de mucha devoción y amor. Son utilizadas para tener una devoción completa y total tanto para Dios, como para la virgen María. Tienen como objetivo principal dar gracias a Dios, por todos los favores recibidos, además de exaltar su nombre.

Las jaculatorias son oraciones llenas de mucha fe y esperanza, donde se reconoce lo humilde que es el creyente, y lo poderoso que es Dios, al igual que la virgen María. Estas oraciones son utilizadas en diversas ceremonias católicas, y son incluidas en el rezo del rosario. 

Sin embargo, se pueden rezar en cualquier ocasión y momento. Sobre todo cuando se tienen problemas, dificultades, o simplemente se desea dar gracias, por las bendiciones recibidas. Por otro lado, son oraciones sumamente poderosas para la protección y el cuidado tanto de la virgen María, como del Todopoderoso.

María, Madre de gracia, Madre de misericordia, defiéndenos de nuestros enemigos y ampáranos ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Oh Jesús, perdónanos nuestros pecados, sálvanos del fuego del infierno y guía todas las almas al Cielo, especialmente aquellas que necesitan más de tu misericordia. (Oración de Fátima).

¿Qué son las letanías?

Las letanías son oraciones cortas, que se traducen como suplicas o alabanzas, las cuales son repetidas en un orden especifico. Estas oraciones son ruegos a la virgen María y a Dios, para que ellos intervengan en la vida del creyente, además estas oraciones están en versos, y cuentan la vida, obra y resurrección de Jesucristo.

Las letanías son similares a hermosos versos que un hijo le dedica a su padre o madre, donde le demuestra todo su amor, cariño, y devoción. Son bellísimas oraciones cortas que te permiten conectarte con Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo. Estas letanías forman parte importante al momento de rezar el rosario, porque son pequeñas perlas de amor y gratitud, que se presentan en momentos determinados dentro del rezo.     

Señor, ten piedad
Cristo, ten piedad
Señor, ten piedad.
Cristo, óyenos.
Cristo, escúchanos.

Dios, Padre celestial, 
ten piedad de nosotros.

Dios, Hijo, Redentor del mundo, 
Dios, Espíritu Santo, 
Santísima Trinidad, un solo Dios,

Santa María, 
ruega por nosotros.
Santa Madre de Dios,
Santa Virgen de las Vírgenes,
Madre de Cristo, 
Madre de la Iglesia, 
Madre de la misericordia, 
Madre de la divina gracia, 
Madre de la esperanza, 
Madre purísima, 
Madre castísima, 
Madre siempre virgen,
Madre inmaculada, 
Madre amable, 
Madre admirable, 
Madre del buen consejo, 
Madre del Creador, 
Madre del Salvador, 
Virgen prudentísima, 
Virgen digna de veneración, 
Virgen digna de alabanza, 
Virgen poderosa, 
Virgen clemente, 
Virgen fiel, 
Espejo de justicia, 
Trono de la sabiduría, 
Causa de nuestra alegría, 
Vaso espiritual, 
Vaso digno de honor, 
Vaso de insigne devoción, 
Rosa mística, 
Torre de David, 
Torre de marfil, 
Casa de oro, 
Arca de la Alianza, 
Puerta del cielo, 
Estrella de la mañana, 
Salud de los enfermos, 
Refugio de los pecadores, 
Consuelo de los migrantes,
Consoladora de los afligidos, 
Auxilio de los cristianos, 
Reina de los Ángeles, 
Reina de los Patriarcas, 
Reina de los Profetas, 
Reina de los Apóstoles, 
Reina de los Mártires, 
Reina de los Confesores, 
Reina de las Vírgenes, 
Reina de todos los Santos, 
Reina concebida sin pecado original, 
Reina asunta a los Cielos, 
Reina del Santísimo Rosario, 
Reina de la familia, 
Reina de la paz.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, 
perdónanos, Señor.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, 
escúchanos, Señor.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, 
ten misericordia de nosotros.

Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios. 
Para que seamos dignos de las promesas de Cristo.

rezando-rosario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *