Y Nunca Sin Amor Fueron Los Nidos A Señor

 data-srcset

A lo largo de todas las sagradas escrituras plasmadas en la Biblia, En diversas ocasiones se representa la relación del Señor con Su pueblo como la de un ave con sus pichones, pues Dios es un nido de amor, para así simbolizar la protección y cuidado que brinda a sus siervos.

Esto metáfora nos habla de un amor maternal de Dios, pero no haciendo referencia a Dios como una mujer si al cariño que El demuestra con familiaridad.

Por ello mediante la presente oración podremos refugiarnos en el nido de amor de Dios, así que no esperes y comienza a practicarla.

Oración de Bendiciones

Amor llena mis ojos,

que con amor yo quiero mirar todas las cosas.

Yo sé que si las miro con amor resplandecen;

yo sé que si las miro con amor se me entregan.

Jamás donde hubo amor los mundos se agotaron;

jamás donde hubo amor cesaron las palomas.

Y nunca sin amor fueron los nidos,

y si el nido no fuera la vida no sería.

¡Oh, qué gozo, los nidos, por tan desamparados!

¡Qué alegría saberlos, muy cerca de nosotros,

alzándose en el alba!

¡Qué alegría saberlos!

Amor llena mis ojos.

Iré dándote, amor, como a río invencible,

y nunca gota a gota, a manantiales.

Llegarás a lo seco,

llegarás a lo árido;

recorrerás la sed viva y eterna;

florecerán contigo las raíces

y del surco se dará lleno de flores.

Esmaltarás la tierra ¡toda! sin mesura,

y hasta el rincón más mísero y pequeño

tendrá el amanecer que le otorgaron.

 

Amor llena mis ojos;

que en la inmensa amapola de tu luz me derrame

sobre el reseco nido, y así los nidos sean.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *