Poema Noche De La Ciudad A Señor

Dedicar nuestra vida al Señor es lo más cercano que podemos llegar a encontrar la verdadera felicidad cuando hacemos esto, nos hacemos vulnerables ante la extrañeza y belleza que tiene el mundo.

Existen diferentes formas de admirar y alabar al señor ya sea mediante la oración, la imitación de su hijo Jesús, o el cantar, pero existen algunas personas cuyo don de la oración no se les da bien por ello elaboran poemas pues tienen versatilidad en la literatura y esta también es una buena forma de admirar al Señor. A continuación te presentamos un poema dedicado a Dios el cual describe su grandeza.

Poema para Dios

Noche de la ciudad. Dios está cerca.

Entre tantas orillas

yo ensayo mis palabras:

son sólo cercanías.

 

Las miradas, los árboles

se alzan, se acercan, vibran

junto a la noche unánime

donde el verso se afirma.

 

¿A qué? ¿Por qué? ¿Quién habla…?

En el silencio giran

las estrellas, los nombres.

Dios es Dios en la cima.

Reparte Bendición, compartiendo la Oración

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *