Mostrar original

† Oración guiada para bajar de peso y recuperar la salud divina

Dios nos enseñó muchas cosas. Pero sobre todo debemos recordar que Él no nos trajo a esto mundo para que seamos personas delgadas, pero tampoco nos indica que seamos obesos, lo que el indica es que nuestras metas estén alineadas con su Palabra antes que cualquier otra cosa. Cuando logremos esto verdaderamente empezaremos a notar cambios significativos en nuestras vidas.
Por esta razón si deseas bajar de peso hoy te hemos traído una oración especial para ello pues, en La Biblia esta escrito que debemos ser obedientes a la voluntad de Dios; oponer resistencia al diablo, y él mal nunca nos hará daño.

Oración de Salud

Señor Rey del cielo y de la tierra, creador de todo lo que existe de seres humanos, plantas y animales. Tu eres mi hacedor, me conoces bien y eres mi medica santo y milagroso.

Cuando he venido a ti a implorarte por salud me has respondido al momento dándome liberación y gozo. Me has sanado de mis aflicciones, has quitado dolores que me atormentaban, enfermedades y azotes, que doblegaban mi ser y me quitaban las fuerzas para el diario vivir.

Creo en ti aun si no me hubieses respondido, porque sé que tú no eres quien envía la enfermedad, pero permites pruebas conforme a nuestra capacidad. También eres Dios bueno y perdonador, y lavas mis transgresiones, mis pecados, mis ofensas, mis errores.

Por lo cual vengo hoy a ti de corazón sincero, a confesarte que te he fallado y no he cuidado el santo templo de tu espíritu, que tú me prestaste para llevar a cabo la misión eterna. Fui negligente y permití que las cosas de este mundo afectaran mi salud y desbalancean mi peso y sé que esto puede causar enfermedades que tú no has mandado.

Es mi culpa, lo repito y lo confieso. Pero te pido que mi clamor llegue hasta tus atrios y me concedas la fortaleza y la voluntad, dominio propio y firmeza de carácter, para someter este cuerpo a disciplina para que con comida saludable, ayuno y vigilancia continua pueda volver al peso saludable que para mí tú has establecido.

Guía Señor a los médicos, nutriólogos, consejeros, entrenadores, a quienes pongas en mi camino para que me apoyen en este cambio de vida y que, con atino, me señalen la ruta a seguir, los pasos certeros; todo basado en tu amor y en tu santa voluntad.

Entiendo que mi cuerpo tiene sus virtudes y sus limitaciones, no atenderé a consejos que puedan causar mi mal, ni buscare vías rápidas para recuperar la salud que tanto anhelo.  Yo sé que tú me ayudaras, y me darás felicidad al ver los números en la balanza cada día bajar y bajar.

Amen.

Reparte Bendición, compartiendo la Oración