Mostrar original

† Oración Para Luchar Contra La Tentación

El hijo de Dios tiene el poder para vencer todas las cosas, para ello emplea su arma más poderosa, la oración. Sin embargo, existe una única cosa que puede arrebatar el arma de la oración de nuestras manos, el pecado.

Por esta razón es necesario que todos los seguidores de Dios, puede ser tentados a pecar. A pesar de ello, por medio de la gracia de Dios, podemos derrotar esta tentación.

El demonio conoce nuestro más profundo pecado con el cual somos más débiles, y es allí donde más te tienta. Con el objetivo de vencer sobre ese pecado y los demás pecados en tu vida, es necesario practicar esta oración.

Oración de protección

Amado Jesucristo: mi Señor, mi Rey, mi Salvador,

mi Dios. Tú que eres Dios, pero que también

fuiste hombre, tú que fuiste tentado por el demonio

como cualquier otro ser humano, por favor dame la

fortaleza de rechazar el pecado y la gracia de

permanecer puro como tú eres.

Reina en mi corazón con tu Poder, Sabiduría, Amor,

Paz, Gracia, Pureza, Misericordia, Gloria y Alabanza.

 

Tú le dijiste a Satanás:

LOS SERES HUMANOS NO VIVEN SOLAMENTE DEL PAN, SINO DE CADA PALABRA QUE VIENE DE LA BOCA DE DIOS.

 

Cuantas veces te he fallado mi Señor, cuando no

obedecí tus mandamientos, te rechacé como mi Rey

cuando permití que las tentaciones de este mundo

reinaran en mi corazón, te he olvidado mi Dios cuando

mi mente ha estado tan llena de las cosas terrenales.

 

Mi Señor y mi Dios, dame hambre de tu pan viviente,

aliméntame con tu Palabra y con el Sacramento de tu

carne y tu sangre. Dame la fortaleza para controlar el

apetito de mis sentidos, purifica y nutre mi alma con tu

alimento, el cual es hacer la voluntad del Padre Celestial.

 

Tú le dijiste a Satán:

TU DEBES HACERLE HOMENAJE AL SEÑOR TU DIOS, SOLAMENTE A EL DEBES SERVIR.

 

Cuántas veces las riquezas de este mundo, las tentaciones

del orgullo, de la avaricia, de la envidia, de los celos y del

egoísmo te han destronado mi Dios de mi corazón.

Sinceramente me arrepiento de este insulto a tu Majestad.

Jesús, dame la gracia de poder rechazar las cosas de este

mundo, de separarme de todo lo que me rodea, y de aferrarme

fuertemente a tu espíritu dentro de mí.

 

Te amo con todo mi corazón, con toda mi mente, con toda

mi alma, con todas mis fuerzas y con el espíritu que has dado.

Te adoro y te obedezco mi Señor, te honro mi Rey, te alabo y

te bendigo, y mi corazón está lleno de agradecimiento.

Te serviré amando a mis hermanos y hermanas y con tu

fortaleza conquistaré el mundo, el demonio y de la carne.

 

Tú le dijiste a Satanás:

NO PONGAS AL SEÑOR TU DIOS A PRUEBA.

 

Jesús, cada vez que he pecado, he lanzado mi alma contra las

rocas de la muerte, hiriéndola mortalmente. Te he puesto a

prueba. Jesús, tú el Cordero de Dios que quitas el pecado del

mundo, por tus santas tus heridas sanan mi cuerpo, mi mente y mi alma.

 

Jesús, te he ofendido muchas veces, por favor perdona mis

pecados. Lava mis iniquidades, límpiame de mi pecado, purifícame,

protégeme y sálvame con tu preciosa sangre, santifícame con tu

Espíritu Santo, hazme de nuevo con tu imagen y semejanza.

 

Jesús, en la presencia del Inmaculado Corazón de María por

favor dime ahora: “Esta es tu madre”. Santa Madre de Dios,

mi madre, protégeme, guíame y nútreme con el pan celestial que

tú le has dado al mundo. Cúbreme con tu manto maternal de

pureza para que yo pueda siempre decir NO a las tentaciones de

tu adversario, el enemigo de mi alma.

 

Amen.

Reparte Bendición, compartiendo la Oración