Ábrele Tu Corazón A Dios

Todos los días de nuestra vida son una bendición otorgada por Dios, esta bendición es para todos ya sean creyentes o no creyentes de Él. Sin embargo, para poder recibir las bendiciones de Dios es necesario, por parte nuestra, reconocerlo y hacernos conscientes de que efectivamente es un regalo de su parte.

Por consiguiente, al aceptar esta premisa nuestro corazón se llenará de un espíritu agradecido por el hecho de ser una bendición de Dios.

A pesar de ello en ciertas ocasiones llegamos a convivir con las bendiciones de Dios y no somos conscientes de que está a nuestro lado, la razón de ello es que todavía no hemos abierto nuestro corazón a Él.

Poema para Dios

¡Si tú supieras, amigo,

lo mucho que Dios te ama!

Lo demuestra cada día

desde las horas tempranas.

 

Te levanta, te alimenta,

te viste, también te calza;

y si te encuentras enfermo,

si le pides, El te sana.

 

Piensas que lo tienes todo,

¡Pues algo especial te falta!

aunque ahora no lo entiendas

lo comprenderás mañana.

 

Es de niños entenderlo

al sabio le es cosa extraña

¡Pues a ti Dios te ama tanto

que como a niño te habla!

 

¿Quieres, mi amigo, ir al cielo

cuando de este mundo partas?

Cree solo en JESUCRISTO;

El quiere salvar tu alma.

 

En este día del Señor

clamo por tí al Dios del cielo

que ponga en tu corazón

darte a El con grande anhelo.

 

Recuerda los beneficios

que por amor El te ha dado;

de todos, el más hermoso,

el más valioso y más alto;

aquél que no tiene precio

pues con sangre fue pagado.

 

Es la salvación eterna,

es vivir siempre a su lado.

Es que te amistes con El,

con tu Dios que te ha creado.

 

Dale importancia al consejo

que por amor hoy te damos…

Ábrele tu corazón

a Aquél que al mundo te trajo.

Reparte Bendición, compartiendo la Oración

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *